Bajar los impuestos: qué estrategias se adoptan en el mundo

La disminución del tributo a las ganancias corporativas es una tendencia para alentar inversiones, pero los efectos no son inmediatos; qué reformas son frecuentes en otros países y cómo se ubica la Argentina

Desde reformas con efectos amplios y generales, como la baja de las al√≠cuotas del impuesto cobrado a las empresas por sus ganancias o a las personas por sus ingresos, hasta disposiciones espec√≠ficas, como la instrumentaci√≥n de deducciones tributarias por invertir en investigaci√≥n y desarrollo o la eventual aplicaci√≥n de un gravamen a los pasajes de avi√≥n si no se logra una determinada meta de reducci√≥n de emisi√≥n de gases de efecto invernadero. Los √ļltimos a√Īos han sido din√°micos en cuanto a cambios en los sistemas impositivos de diferentes pa√≠ses, con reformas que, en buena medida, apuntaron a procurar la atracci√≥n de inversiones.

La Argentina no estuvo afuera del grupo de pa√≠ses con modificaciones y, de hecho, es citada varias veces en el √ļltimo informe de la Organizaci√≥n para la Cooperaci√≥n y el Desarrollo Econ√≥mico (OCDE), que analiza tendencias y normativas aprobadas en los 36 estados miembros y en nuestro pa√≠s, Indonesia y Sud√°frica. Ese documento identifica a la Argentina, Estados Unidos, Francia y Letonia como los pa√≠ses con reformas m√°s significativas en 2018 (en algunos casos, como el de nuestro pa√≠s, con medidas que se van instrumentando de manera progresiva).

Una cuesti√≥n destacada en ese documento es que “se confirma una aceleraci√≥n en los recortes” del impuesto a las ganancias corporativas. Es un punto contemplado en la reforma aprobada por el Congreso argentino a fines de 2017, pero los analistas que piden cambios impositivos a nivel local advierten que, si bien esa y otras cuestiones rumbean hacia donde creen correcto para dar aliento a la econom√≠a, el gradualismo, la restricci√≥n fiscal, la recesi√≥n y los efectos de la inflaci√≥n hacen que hoy no haya consecuencias visibles, si de dinamizar la econom√≠a se trata. La teor√≠a de la “curva de Laffer”, desarrollada por el economista Arthur Laffer indica que si los impuestos bajan desde un nivel elevado se activan la inversi√≥n y el empleo y se reduce la evasi√≥n con lo cual, en un determinado momento el Estado terminar√° recaudando m√°s que antes.

Claro que en estos tiempos, en el an√°lisis de la posibilidad de bajar impuestos entra en juego el desaf√≠o creciente que representan los sistemas jubilatorios frente al envejecimiento poblacional. Esa realidad, m√°s apremiante en algunos lugares del mapa que en otros, orienta las recomendaciones hacia reformas tributarias y previsionales que no sean evaluadas ni dise√Īadas de manera aislada.

Las consecuencias de una disminuci√≥n de la carga tributaria, en cualquier caso, no suelen ser inmediatas, menos a√ļn si la situaci√≥n fiscal es un factor no aliado que empuja, por ejemplo, al gradualismo.

“El per√≠odo de espera existe”, sostiene el tributarista C√©sar Litvin, CEO de Lisicki, Litvin & Asociados, autor de un informe que analiza c√≥mo en las √ļltimas d√©cadas varios pa√≠ses usaron las pol√≠ticas impositivas como instrumentos de desarrollo y lograron su meta. Un caso en el que se pone √©nfasis es el de Irlanda. En los a√Īos 80 ese pa√≠s inici√≥ reformas que incluyeron, por ejemplo, la diferenciaci√≥n de los niveles de aportes al Estado seg√ļn el tipo de empresa y su ubicaci√≥n geogr√°fica. Poco m√°s de una d√©cada despu√©s se evalu√≥ que era conveniente unificar los reg√≠menes y eso se hizo, con una tasa de imposici√≥n a las sociedades de 12,5% (antes de los cambios, ese porcentaje hab√≠a llegado al 50%). Luego se sumaron incentivos espec√≠ficos, como un nivel de imposici√≥n de 6,25% para los beneficios logrados por inventos patentados en el pa√≠s o una deducci√≥n por invertir en investigaci√≥n y desarrollo.

En las √ļltimas dos d√©cadas muchas multinacionales se instalaron en Irlanda -destaca Litvin- por esos cambios tributarios y la apertura de su econom√≠a. Pero eso se dio de forma paulatina, y en la transici√≥n hubo fuertes ajustes del gasto p√ļblico, lo cual desaf√≠a la manera de hacer las cosas y, eventualmente, la gobernabilidad misma. “En concreto, se concentr√≥ el ajuste en el sector p√ļblico, con reducci√≥n de empleados y baja de sueldos de los ministros y otros funcionarios”, dice Litvin, quien considera que en la Argentina el Estado tiene gasto improductivo para recortar y una alta tasa de evasi√≥n sobre la cual trabajar. Seg√ļn datos del Banco Mundial, Irlanda creci√≥ en forma constante desde los 80, aunque con dos a√Īos de recesi√≥n (2008 y 2009) por la crisis financiera global.

Un caso m√°s reciente de alivio del impuesto a las ganancias es el de Estados Unidos. La reforma de fines de 2017 est√° calificada en el informe de la OCDE como la m√°s amplia revisi√≥n del sistema de los √ļltimos 30 a√Īos. La al√≠cuota corporativa baj√≥ de 35% a 21%, con medidas adicionales como la eliminaci√≥n de un impuesto m√≠nimo que reg√≠a para algunos contribuyentes.

Tambi√©n hubo modificaciones en el impuesto a los ingresos de las personas: se redujo la tasa de imposici√≥n m√°s alta, de 39,6% a 37%, y se elevaron los ingresos m√≠nimos para tributar: la deducci√≥n anual general para quienes no tienen familiares a cargo es de US$12.000 (en la Argentina y en el caso de asalariados sin deducciones por familiares ni de otro tipo, la cifra es de $497.924 netos). “Los m√≠nimos en EE.UU. no son tan altos, pero esas personas tienen un sacrificio fiscal bajo en los impuestos al consumo”, analiza Litvin, quien agrega que en 2018 el pa√≠s del norte registr√≥ la mayor tasa de crecimiento de su producto de los √ļltimos cuatro a√Īos.

Seg√ļn el informe de la OCDE, en el caso del impuesto a las ganancias personales, en 2017 y 2018 hubo m√°s pa√≠ses que redujeron su peso sobre los ingresos que los que lo elevaron. El documento se√Īala, por un lado, que este tributo es la mejor herramienta para dar progresividad a un esquema tributario, pero advierte, por el otro, que los incrementos de al√≠cuotas (que marcaron una tendencia en per√≠odos anteriores) pueden reducir los incentivos al trabajo, el ahorro y la inversi√≥n.

Un caso contrario a las medidas de alivio para este gravamen se dio en Grecia, dedicada en los √ļltimos a√Īos a bajar y eliminar su d√©ficit fiscal.

En la Argentina, la actualización de montos para definir quiénes y cuánto pagan se hace en función de la variación de un índice salarial; para el actual 2019 el ajuste fue muy inferior a la inflación, algo que en la práctica eleva, a igual o incluso a menor poder adquisitivo del ingreso, el porcentaje efectivo del descuento. Es decir: más allá de la actualización, la inflación y la insuficiente suba de los salarios provocan que la presión sea mayor. Por otra parte, desde 2018 comenzaron a estar alcanzados por Ganancias los rendimientos de varias inversiones financieras antes exentas.

Aun con las distorsiones que se dieron durante a√Īos, de los pa√≠ses incluidos en el informe de la OCDE la Argentina es donde menor participaci√≥n tiene el impuesto a las ganancias personales en la recaudaci√≥n total. No lleg√≥ a 10% en 2015 (√ļltimo dato publicado), mientras que en Dinamarca, Australia y EE.UU. (antes de la reforma) la participaci√≥n super√≥ el 40%. Cuando se suman a Ganancias las contribuciones a la seguridad social, el aporte que todo ello hace a los recursos fiscales est√°, en el caso de nuestro pa√≠s, por debajo de los de casi todos los dem√°s analizados. En el caso del impuesto corporativo la Argentina se encuentra, comparativamente, en un nivel medio.

La otra cara es la mayor participación de los tributos aplicados sobre el consumo: el Panorama Fiscal de América Latina difundido por Cepal, define a la Argentina, Brasil, Bolivia y Venezuela como los países con mayor predominancia de este tipo de imposición, algo que incide en la distribución del ingreso.

Seg√ļn analiza el tributarista Andr√©s Edelstein quien, como secretario de Ingresos P√ļblicos trabaj√≥ en 2017 en la elaboraci√≥n del proyecto oficial de reforma tributaria de la ley 27.430, lo que m√°s se menciona en el mundo es la reducci√≥n del impuesto corporativo. Y analiza: “Llega un punto en el que es m√°s dif√≠cil seguir bajando, porque hay momentos en que hay que recalibrar”, sobre todo por los desaf√≠os de los sistemas de jubilaci√≥n y de salud.

La ley citada llevó la alícuota de Ganancias de las sociedades de 35% a 30% para el actual ejercicio y a 25% para 2020 y, a la vez, dispuso gravar los dividendos distribuidos con tasas de 7% y 13% respectivamente.

El cambio dejar√° el a√Īo que viene a la Argentina y seg√ļn las comparaciones que permite hacer el informe de Litvin, en niveles de imposici√≥n por arriba de pa√≠ses como el Reino Unido (la al√≠cuota baja a 19%), Irlanda y EE.UU. Y la equipara (en 2020) con lugares como Canad√° (que redujo el nivel desde 40%), Espa√Īa (baj√≥ desde 30%), China y Grecia. Y estar√° por debajo, por ejemplo, de Colombia (en 2020 ser√° de 32% por aplicaci√≥n de una baja progresiva de la tasa que est√° en ejecuci√≥n).

Para el caso local, sin embargo, entra en juego el efecto de la suba de precios. La falta de ajuste por inflaci√≥n durante a√Īos, advierte el economista Nadin Arga√Īaraz, del Iaraf, llev√≥ a que algunas empresas tuvieran un incremento en su carga tributaria sin que los n√ļmeros reflejaran la ca√≠da del poder adquisitivo que hab√≠a tenido la moneda.

Arga√Īaraz considera que, cuando se integra todo lo ocurrido en 2018 por efecto de la reforma tributaria y del pacto fiscal de la Naci√≥n y las provincias, la carga fiscal total creci√≥. Uno de los cambios se refiere a las contribuciones patronales a la seguridad social: se dispuso la vigencia de un monto salarial no imponible que crecer√° en forma progresiva hasta 2022, que se conjuga con una unificaci√≥n de la al√≠cuota (lo cual, en algunos casos, implica un aumento del costo). Esa medida afecta el financiamiento de la seguridad social (aunque podr√≠a haber compensaci√≥n si se logra un efecto de blanqueo y m√°s contrataciones). Y este es otro tema presente en las reformas de algunos pa√≠ses (ver nota aparte). “La discusi√≥n de una reforma tributaria estar√° muy atada a las prestaciones del sistema jubilatorio”, advierte el economista Oscar Cetr√°ngolo, profesor e investigador de la UBA y el Conicet.

Una cuesti√≥n en la que pone la lupa Arga√Īaraz es el alivio en Ingresos Brutos comprometido por las provincias. El problema en 2018 fue que, tal como estaba redactado el acuerdo con la Naci√≥n, varias jurisdicciones se vieron habilitadas a elevar los niveles de imposici√≥n (deben respetar un m√°ximo, pero nada impide subir la al√≠cuota si se est√° por debajo de lo comprometido). Para este a√Īo s√≠ se espera que haya una reducci√≥n de la carga.

A nivel nacional no hay previstos cambios en cuanto al Impuesto al Valor Agregado (IVA) y eso coincide con una tendencia global: “Las tasas del impuesto al valor agregado se han estabilizado, pero s√≠ se espera un aumento en los ingresos por una mejor administraci√≥n tributaria y por la lucha contra el fraude”, se√Īala el documento de la OCDE. Entre 2008 y 2015 la al√≠cuota promedio de los pa√≠ses de este grupo se elev√≥ de 17,6% a 19,2%, a√ļn por debajo de la al√≠cuota general local, de 21%.

Una tendencia en otros países es volver atrás con niveles de imposición diferenciados para algunos productos. La contracara son los tributos especiales para desalentar ciertos consumos, alentar otros y castigar la contaminación ambiental.

Cambios y tendencias

Medidas tomadas por diferentes países en materia de impuestos y contribuciones a la seguridad social

Ganancias

Un informe de la OCDE se√Īala que en 2018 se aceleraron cambios para bajar la carga que pagan las empresas; en varios pa√≠ses hubo alivio para las personas

  • Estados Unidos: la al√≠cuota cobrada a las sociedades baj√≥ de 35% a 21% y se elimin√≥ un cobro m√≠nimo; se fij√≥ un sistema de deducci√≥n de inversiones en activos fijos. En el caso de las personas se incrementaron los valores de ingresos m√≠nimos para tributar, se elevaron los cr√©ditos fiscales por hijos y se redujo de 39,6% a 37% la al√≠cuota m√°xima
  • Irlanda: se redujo la tasa del impuesto a las sociedades, que en los 80 hab√≠a llegado a 50% y que hoy es de 12,5%; hay un r√©gimen de al√≠cuota reducida para los beneficios logrados por inventos patentados en el pa√≠s y deducciones por invertir en I+D. Un informe del tributarista C√©sar Litvin destaca que el caso prueba que se cumple la teor√≠a de la “curva de Laffer”
  • Colombia: el pa√≠s defini√≥ en 2017 una reforma que, de manera similar a lo legislado en la Argentina, fij√≥ un esquema progresivo de baja del impuesto a las sociedades; La normativa prev√© beneficios de exenci√≥n (micro o peque√Īas empresas) o de reducci√≥n (medianas y grandes) del gravamen, por un tiempo, para inversiones en zonas afectadas por conflictos

IVA y consumos

En el IVA no se vieron grandes cambios en los √ļltimos a√Īos; hubo una tendencia a utilizar pol√≠ticas tributarias para alentar o desalentar determinados consumos

  • China: entre otras reformas tributarias, el gigante asi√°tico redujo recientemente la al√≠cuota del impuesto al valor agregado, con porcentajes diferenciales seg√ļn el tipo de actividad y el tama√Īo de la empresa; tambi√©n hubo modificaciones en este tributo referido a los ingresos obtenidos por inversiones en bonos, para alentar esas operaciones
  • Austria: una reforma a√ļn no vigente se propone bajar la tasa de IVA para varios sectores de la econom√≠a; como pol√≠tica de incentivos al cuidado del ambiente se reduce la carga fiscal para bicicletas el√©ctricas y otros veh√≠culos y para proveedores de energ√≠as como biog√°s e hidr√≥geno; se incluye un impuesto a las grandes corporaciones digitales
  • Reino Unido: en materia de pol√≠ticas tributarias con orientaci√≥n medioambiental, el informe de la OCDE cita los resultados de la implementaci√≥n, en este pa√≠s, de un impuesto a las bolsas pl√°sticas; desde que rige el tributo, en 2015, su uso cay√≥ 83%; la creaci√≥n de estas cargas o la suba de sus al√≠cuotas son medidas tomadas tambi√©n en otros pa√≠ses, como Sud√°frica

Seguridad Social

No se encontró, en el análisis de 2018, un cambio general muy amplio; hubo modificaciones mixtas, con la suba de algunos aportes y la baja de otros

  • Argentina: la reforma fiscal dispuso dos modificaciones: el establecimiento de un monto salarial no imponible para las contribuciones patronales, creciente en el tiempo hasta 2022 (este a√Īos es de $7003,68) y la unificaci√≥n progresiva de la al√≠cuota a cargo de los empleadores con la que se financian jubilaciones, obras sociales, el PAMI y otras prestaciones
  • Francia: los aportes personales para prestaciones de salud y desempleo bajaron; a la vez, seg√ļn destaca el informe de la OCDE, subi√≥ una contribuci√≥n que se aplica a todos los ingresos, incluidos los de capital y los de pensiones. Y se previ√≥ un recorte en la contribuci√≥n de los empleadores, que reemplazar√° a un cr√©dito fiscal para la competitividad
  • Jap√≥n: hubo una modesta ca√≠da del aporte de los empleados para el fondo de desempleo y un aumento en el aporte para la pensi√≥n; ese tipo de medidas mixtas (subas y bajas) se dio en otros lugares, como Finlandia, donde un pacto de competitividad previ√≥ una reducci√≥n de lo que aporta el empleador y una suba de lo que est√° a cargo del empleado

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *