Así será la exhumación: sin imágenes ni «espectáculo»

El Tribunal Supremo ha dado luz verde a la operación y la exhumación de Francisco Franco ya no cuenta con obstáculos legales que frenen la salida del dictador del Valle de los Caídos. El Alto Tribunal ha levantado este jueves la suspensión cautelar del decreto del Gobierno que pesaba sobre tres recursos no resueltos relacionados con la exhumación de Franco (el de las Fundaciones Franco, en Defensa del Valle y el de los Benedictinos).

Según el Alto Tribunal, la sentencia que avala la exhumación de Franco es «título legítimo bastante» para acceder a la basílica del Valle de lo Caídos y proceder así a sacar los restos del dictador, de manera que ahora el foco se pone en el Constitucional, al que la familia ha recurrido. Lo previsible es que el TC no adopte medidas cautelarísimas y la ejecución de la exhumación siga su curso. Solo después de este trámite la familia de Franco podría acudir al Tribunal de Estrasburgo.

Así el paso siguiente, siempre que se despeje la suspensión decretada por el juez Yust por la supuesta ilegalidad del proyecto de obra presentado por Patrimonio Nacional, será que el Ejecutivo fije fecha. La vicepresidenta Carmen Calvo ha dicho hoy que se llevará a cabo en cuestión «de días». El Gobierno en funciones interpreta que con el aval del Tribunal Supremo, el Ejecutivo no tiene ya que pedir ningún otro permiso para acceder a la Basílica y retirar la lápida, tampoco al prior de la abadía que custodia el templo, ha asegurado este jueves la vicepresidenta del Gobierno.

El Supremo ha establecido que a la exhumación puedan asistir los familiares de Franco, si así lo desean, y se tomarán medidas para extremar la discreción del acto y evitar que se filtren imágenes, para lo que se colocarán varios biombos alrededor de la tumba durante la operación.

La vicepresidenta ha precisado que el Gobierno tomará todas las medidas necesarias para garantizar que los restos del dictador reciban un trato digno desde el punto de vista humano y tampoco se permitirá a los medios de comunicación tener acceso a imágenes de dichos restos.

Según ha dicho Calvo, el Gobierno nunca pretendió convertir la exhumación de Franco en un «espectáculo», sino que el objetivo es que los restos del dictador dejen de estar «enaltecidos» en el lugar donde yacen víctimas de los dos bandos.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!