así pasan los días los argentinos varados en Barcelona por el coronavirus

Barcelona Guardar

Llevan más de dos meses en Barcelona atrapados en lo que iba a ser un destino vacacional cuando les alcanzó la cuarentena. En todo el territorio catalán por estos días son unos 1500 -según un censo que ellos mismos realizaron- los argentinos que esperan un avión que les lleve a casa, 300 más que los que se contabilizaban un mes atrás. Cuando aquel 26 de marzo el país del tango anunció el cierre de sus fronteras, algunos de sus ciudadanos se encontraban de paseo por Europa, un anhelado viaje para el que ahorraron durante años. «Me llevó dos años guardar dinero para poder estar aquí», cuenta a ABC Lourdes Rivero, argentina varada en Barcelona. Y se lamenta: «Ya gasté todos mis ahorros y estoy endeudada con el banco».

En un inicio en toda España eran unos 4.000 los argentinos impedidos de regresar a su tierra, la mitad de ellos en Barcelona, según el citado censo. Las cifras se modifican semana a semana, ya que quienes se encuentran distribuidos en el país buscan acercarse a Madrid o a la Ciudad Condal, de donde suelen salir los escasos aviones que Argentina permite ingresar en su territorio. Y, si bien en las últimas semanas han salido algunos vuelos de repatriación, aún quedan varias personas varadas cuya preocupación principal es cómo sobrevivir en el día a día casi sin dinero hasta que llegue ese avión. «Todavía queda mucha gente aquí en situación de riesgo», confiesa a ABC Rivero, quien nuclea a todos los argentinos varados en la capital catalana y es quien hace de nexo entre sus compatriotas y el consulado. Y describe cuáles son los grupos de riesgo a los que se refiere: embarazadas, mayores de 65 años, personas con enfermedades preexistentes -sobre todo, respiratorias-, niños y menores en general, y personas vulnerables o con problemas psiquiátricos. En este último grupo, Rivero cuenta que existen casos en los que se han acentuado ataques de pánico y depresión. «Hay mucha gente que tomaba ansiolíticos y esta situación le disparó una crisis», añade.

Para sobrevivir, los argentinos han encontrado distintas maneras de resistir económicamente. «Muchos catalanes nos ofrecieron habitaciones a bajo costo o hasta gratis y nos dieron donaciones de comida», relata Rivero, agradecida. Y añade que también el consulado argentino les ha brindado alimentos. «En mi caso, recibí una bolsa con un paquete de arroz, otro de pastas, lentejas, salsa de tomate y algunas cosas más», asegura. Para acceder a estas ayudas es necesario completar una declaración jurada del consulado explicitando si lo que se precisa es comida, alojamiento o alguna medicación específica.

El caso inverso

A su vez, la argentina cuenta a este medio que algunos compatriotas atraviesan una situación aún más delicada: «Hay gente que me ha dicho ‘O como o pago el alquiler, para las dos cosas no me alcanza’». Préstamos al banco, amigos y familiares son las herramientas a las que acuden. Otra cuestión que complica más las cosas es que los vuelos a su país suelen partir de Barcelona o de Madrid, por lo cual quienes se encuentran en otras ciudades tienen serias dificultades para llegar. «Muchas personas se enteran a último momento de que sale un avión y no tienen los recursos para viajar hasta allí», puntualiza Rivero.

Pero no solo los argentinos están atrapados lejos de casa. También hay españoles que han quedado varados en las tierras del tango, impedidos de regresar a su país tras el cierre de las fronteras locales. Son personas que habían ido a disfrutar del «veranito» austral al otro lado del Atlántico y no pueden volver.

Si bien algunos ya han podido regresar a su hogar -más de 1500 según la embajada española en Buenos Aires-, hay quienes aun aguardan la llegada de ese bendito avión. Todavía hay unos 500 españoles en Argentina. Esta país mantiene una cuarentena estricta, en la que impide a sus ciudadanos salir a la calle, salvo para ir a las farmacias o al supermercado.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!