Así fue el increíble robo que hizo mundialmente famosa a la Mona Lisa de Da Vinci

Hoy est√° vigilado por un sinf√≠n de turistas y sus respectivos m√≥viles, pero hubo un tiempo en el que no era el cuadro m√°s famoso del mundo. En 1911, la Mona Lisa era muy conocida, pero no ten√≠a la inmensa fama que tiene hoy. Su salto al estrellato y su transformaci√≥n en icono de la cultura pop comenz√≥ a labrarse un d√≠a de agosto de ese mismo a√Īo: el d√≠a en el que la obra maestra de Da Vinci desapareci√≥ del Louvre a plena luz del d√≠a.

El robo de la Gioconda dio la vuelta al mundo, y la pared vac√≠a del museo parisino se convirti√≥ en toda una atracci√≥n tur√≠stica. El robo se produjo el 21 de agosto de 1911, y el museo no reabri√≥ hasta el 29 de ese mismo mes. Esa jornada fue hist√≥rica, porque bati√≥ el r√©cord de visitas, seg√ļn cuenta R. A. Scotti en ¬ęEl robo de la sonrisa: ¬ŅQui√©n se llev√≥ la Gioconda del Louvre?¬Ľ (Turner).

La primera noticia del suceso que se public√≥ en ABC fue la del 24 de agosto (hab√≠a llegado con dos d√≠as de retraso). En ella se hablaba de un ¬ęrobo sensacional¬Ľ. ¬ęEsta ma√Īana se ha descubierto en el Museo del Louvre un robo sensacional. Del sal√≥n donde se exponen las muestras m√°s admiradas de cada escuela ha desaparecido uno de los mejores cuadros de Leonardo de Vinci: “Gioconda”¬Ľ, informaba el corresponsal.

¬ęHasta ahora han resultado infructuosas las pesquisas de la Polic√≠a para encontrar a los ladrones y sus c√≥mplices, si los hubiese. El marco ha sido hallado en una escalera interior del edificio. No se explica que el ladr√≥n haya podido salir con un lienzo de 80 cent√≠metros de anchura y 70 de longitud sin llamar la atenci√≥n de los vigilantes¬Ľ, continuaba.

Ya en aquella pieza se apuntaba al efecto ¬ępopularizador¬Ľ del robo. ¬ęLa noticia, como es natural, ha causado inmensa sensaci√≥n (…) Este √ļltimo episodio del robo ha venido a a√Īadir una nota m√°s de inter√©s √° la historia del famoso cuadro, ya que no a su celebridad, harto consagrada a trav√©s de los siglos¬Ľ, remataba el cronista.

Primeras teorías

Tres d√≠as m√°s tarde, el 27 de agosto, ABC publicaba una informaci√≥n que revelaba las distintas teor√≠as del robo que barajaba la polic√≠a. ¬ęSe cometi√≥ el robo con tal habilidad, que las pesquisas de los guardianes del Museo y de la Polic√≠a resultaron infructuosas. D√≠jose primero que hab√≠a sido robado el cuadro durante la noche; pero en las declaraciones prestadas por un pintor y varios alba√Īiles que trabajaban en salas inmediatas a la del suceso qued√≥ afirmado que el d√≠a 21 (el en que se advirti√≥ el robo) estaba el cuadro en su sitio a las siete de la ma√Īana, y a las ocho y media ya hab√≠a desaparecido¬Ľ, relataba el periodista.

¬ŅY c√≥mo lo hab√≠an logrado? ¬ęLa Polic√≠a sospecha que los ladrones entraron el domingo por la tarde en el Museo, que se ocultaron en los retretes y que, disfrazados de alba√Īiles, salieron el lunes, cometida ya la fechor√≠a. El marco de la admirable obra maestra fue encontrado en una escalera interior del edificio. Aun habi√©ndose desembarazado de √©l, nadie acierta √° explicarse que pudiera salir el ladr√≥n con el lienzo, que mide 90 cent√≠metros de altura por 70 de ancho, sin llamar la atenci√≥n de los vigilantes¬Ľ, apuntaba la misma informaci√≥n.

La Gioconda, recuperada

Aquel robo dio mucho que hablar en el mundo del arte, pero tard√≥ en resolverse. De hecho, no fue hasta el 13 de diciembre de 1913 cuando los espa√Īoles se enteraron de la buena nueva: ¬ęEl c√©lebre cuadro de Leonardo de Vinci, “La Gioconda”, desaparecido del sal√≥n cuadrado de El Louvre el 21 de Agosto de 1911, ha sido recuperado en Florencia¬Ľ, informaba ABC.

La historia de la recuperación también fue rocambolesca. Todo empezó cuando el Sr. Geri (sic), anticuario de Florencia, comenzó a organizar una exposición de arte. Entre las muchas cartas que recibió, una le sorprendió. Estaba firmada por un tal Leonardo D., y le ofrecía la Gioconda.

¬ęEl Sr. Geri conferenci√≥ con el director de los Museos de Florencia, Sr. Poggi, y de acuerdo con √©ste, aconsej√≥ al firmante de la carta que se trasladase a Florencia con el cuadro. Mientras tanto, se avisaba a la Polic√≠a y al director general de Bellas Artes, comendador Conrado Ricci¬Ľ, relata el cronista de ABC. ¬ęEl individuo contest√≥ que se hallaba pronto a hacer el viaje y pidiendo por el cuadro la suma de medio mill√≥n de francos, precio que el anticuario acept√≥¬Ľ, contin√ļa.

As√≠, el 13 de diciembre se juntaron. El Sr. Geri se present√≥ acompa√Īado del director de los Museos de Florencia: ¬ęLlegado el momento, acudieron al hotel, y el ladr√≥n sac√≥ el cuadro de una caja de doble fondo y lo mostr√≥. Trat√°base, en efecto de una “Giocconda”; pero como en el cuarto del hotel no hab√≠a bastante luz, se acord√≥ que fuera trasladado a la galer√≠a de uno de los Museos principales de Florencia. Algunos ara√Īazos en la pintura, descritos en el cat√°logo del Louvre, permitieron comprobar la autenticidad del cuadro, que ha sido confirmada despu√©s por el director general de Bellas Artes¬Ľ.

¬ęInmediatamente se procedi√≥ a dar las √≥rdenes oportunas para la captura del ladr√≥n, y el jefe de Polic√≠a de Florencia, un comisario y algunos agentes, se trasladaron al hotel, donde encontraron al Leonardo, que, sorprendido, no opuso ninguna resistencia¬Ľ, contin√ļa.

Durante su declaraci√≥n ante la polic√≠a, revel√≥ que se apellidaba Perugia y que ¬ęel 11 de Agosto de 1911 se hallaba trabajando en el Museo del Louvre, y que el 21 del mismo mes, d√≠a en que el Museo estaba cerrado al p√ļblico, arranc√≥ el lienzo de su marco aprovechando un momento de descuido, sali√≥ √° la calle con √©l, escondi√©ndolo bajo su blusa, y march√≥ a su casa, donde lo ha tenido encerrado dos a√Īos¬Ľ.

Sobre el motivo del robo, el ladr√≥n dijo que ¬ęhabiendo notado, mientras estaba trabajando, la gran cantidad de cuadros italianos que hab√≠a tra√≠do Napole√≥n para enriquecer los Museos franceses, pens√≥ apoderarse de alguno para que volviera a Italia, y escogi√≥ la “Gioconda” por tratarse.de uno de los m√°s renombrados pintores del pa√≠s¬Ľ.

Recuperada, la Mona Lisa fue expuesta en los UfÔ¨Āzi de Florencia durante cinco d√≠as en los que la muchedumbre no dej√≥ de visitarla, como ocurri√≥ en Roma cuando fue exhibida en la Galer√≠a Borghese. Por √ļltimo, en su viaje a Francia, la obra de Leonardo pas√≥ un par de d√≠as en la galer√≠a Brera de Mil√°n, desde donde por Ô¨Ān regres√≥ a Par√≠s. El 4 de enero de 1914, Lisa regresaba a su hogar.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!