Arrancan de nuevo la placa en homenaje a Sandra Palo y la tiran a un contenedor

La placa en memoria a Sandra Palo ha sido de nuevo vandalizada. En esta ocasión, la han arrancado del monolito en el que estaba colocada, en el parque de Castilla-La Mancha de Getafe, y arrojada posteriormente a un contenedor de basura. Hace dos semanas, el Ayuntamiento la repuso después de que la robasen del barrio de Las Margaritas, donde la joven asesinada residía con su familia.

María del Mar Bermúdez, madre de Sandra Palo, ha afirmado que «lo hacen de sábado a domingo, de madrugada, y esta vez de lo han tirado al contenedor de la basura». «No van a poder conmigo, ni con mi familia ni amigos, que les quede claro, porque ya más daño del que me hicieron el 17 de mayo de 2003 no lo pueden superar ahora», ha manifestado la progenidora.

La alcaldesa, Sara Hernández, dijo la anterior ocasión que no entendía «tanta maldad ni bajeza moral» y que desde el Ayuntamiento volverían a reponerlas «cuantas veces haga falta».

En la placa que ha sido arrancada y arrojada a la basura pone «Para que ni la mayor de las sombras apague nunca tu sonrisa», junto a una fotografía de la chica.

Las placas ya aparecieron cubiertas de pintura el pasado mes de enero, dos días después de su inauguración, a la que asistió su familia, junto con el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán; la alcaldesa, y concejales del Ayuntamiento, así como decenas de vecinos.

El 17 de mayo de 2003, Sandra Palo fue secuestrada a punta de navaja, violada y asesinada, a los 22 años, cuando regresaba a casa por cuatro jóvenes: «El Malaguita», «Ramón», «Ramoncín» y «El Rafita», este último tenía por aquel entonces 14 años. Tras el atroz suceso, los asesinos no pararon: «El Malaguita» la atropelló en repetidas ocasiones y convenció al resto de la manada, conocida como la «Banda del Chupete», para comprar gasolina y quemarla viva.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!