¬ŅArranca o no arranca?. Tesla est√° demostrando que puede fabricar autos y obtener ganancias

La compa√Ī√≠a de Elon Musk ya se convirti√≥ en la segunda automotriz del mundo y por primera vez logr√≥ revertir las p√©rdidas

En su b√ļsqueda de “acelerar la transici√≥n del mundo a la energ√≠a sustentable”, Tesla es distinto a otros fabricantes de autos. Su misi√≥n es menos cambiar el planeta y m√°s producir y vender todos los autos que sea posible. Pese a que lleva la delantera en los autos el√©ctricos, Tesla se ha debatido con la tarea mundana de producir veh√≠culos en masa. Pero √ļltimamente la firma ha comenzado a alcanzar sus metas de producci√≥n. Incluso est√° obteniendo ganancias. Que tales √©xitos parezcan modestos de acuerdo a los est√°ndares de la industria automotriz no ha evitado que los inversores desmayen de placer. La capitalizaci√≥n de mercado de Tesla sobrepas√≥ los US$100.000 millones en enero y ahora s√≥lo es superada por otro fabricante automotriz, Toyota, un gigante japon√©s. Vale m√°s que la Volkswagen de Alemania, que fabric√≥ m√°s de 10 millones de autos el a√Īo pasado, 30 veces la cantidad de Tesla. Ha superado a rivales premium como BMW (con una valorizaci√≥n de mercado de US$47.500 millones) y Daimler (US$51.200 millones).

La √ļltima indicaci√≥n de que Tesla por fin se est√° demostrando capaz de fabricar autos llego con los resultados del cuarto trimestre, difundidos el 29 de enero. Luego de a√Īos de p√©rdidas la firma tuvo ganancias operativas (US$359 millones) por segundo trimestre en sucesi√≥n (aunque en el a√Īo perdi√≥ dinero). Su patr√≥n, Elon Musk, cosa nada caracter√≠stica, se mostr√≥ cauto pero se√Īal√≥ que en 2019 se obtuvieron ingresos de casi US$20.000 millones, sin gastar en publicidad. En fecha anterior de enero Tesla tambi√©n revel√≥ cifras de entregas que agradaron a los analistas y parecen mostrar que la firma ha dejado atr√°s lo que Musk llam√≥ “el infierno de la producci√≥n” en torno al Modelo 3, su primer auto para el mercado masivo.

Las ganancias y la producci√≥n no son los √ļnicos motivos por los que Tesla se suma a los principales productores de autos. Tambi√©n hay nuevos productos y nuevas plantas. Su “cibercami√≥n”, una pick-up que parece salida de una pel√≠cula de ciencia-ficci√≥n de los a√Īos 80, que Musk present√≥ en noviembre, estar√° en las rutas en 2021.

Este a√Īo Tesla lanzar√° el Modelo Y, una 4 √ó 4 m√°s peque√Īa y el Roadster, un auto deportivo caro. Acaba de comenzar la producci√≥n del Modelo 3 en una nueva “Gigaf√°brica” en China, mostrando que pudo reaccionar mucho m√°s r√°pido que sus competidores con ruedas de plomo; mont√≥ y puso en funcionamiento la planta en Shanghai en once meses. Comenzar√° la construcci√≥n de otra en Alemania.

Si todo va de acuerdo a lo planeado, seg√ļn el banco Morgan Stanley, Tesla estar√° produciendo 2 millones de veh√≠culos al a√Īo para 2030 y su margen operativo en la pr√≥xima d√©cada promediar√° 8.3%. Eso la ubicar√≠a cerca de la actual producci√≥n y rentabilidad tanto de BMW como Daimler (al menos antes de que los m√°rgenes de esas firmas se vieran constre√Īidos por la fuerte inversi√≥n en electrificaci√≥n, tanto para alcanzar a Tesla como para cumplir con las reglas de emisiones europeas.)

¬ŅPero entonces por qu√© Tesla vale el doble? Por empezar su tecnolog√≠a el√©ctrica le hace morder el polvo a sus rivales. Un informe del banco Jefferies, se√Īala que un balance m√°s fuerte (si es que se fortalece) permitir√≠a a Tesla pensar m√°s all√° de solo fabricar autos. Especula que la firma puede confirmar que est√° trabajando en un proyecto para desarrollar una bater√≠a “de un mill√≥n de millas”, que establecer√≠a un nuevo est√°ndar de densidad de energ√≠a y vida √ļtil.

De todos modos su ambiciosa expansión enfrenta muchos desafíos de la industria automotriz: costos de mano de obra en ascenso, problemas de garantía, despiadada competencia a medida que sus rivales (incluyendo los impetuosos chinos) cierran la brecha tecnológica. Por el momento Tesla puede disfrutar de la valuación como gran empresa tecnológica en base a la conmoción en la producción de autos. Los inversores parecen más dispuestos que nunca a condonar su felicidad. Pero si no se materializan ganancias recurrentes, le quitarán las llaves.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!