Apresurados tijeretazos del Gobierno aragonés para contener sus números rojos

El Gobierno aragonés se está apresurando a «podar» su presupuesto de 2018 para, en cuestión de días, anular partidas de gastos por un importe de más de 40 millones de euros. Solo así podrá evitar que se le desboque el déficit muy por encima del límite que el Estado les había fijado como tope a las comunidades autónomas para el presente año.

El Gobierno regional PSOE-CHA -con el apoyo de Podemos e IU- aprobó para este año un presupuesto de algo más de 6.100 millones de euros con el que, sobre el papel, aseguraba que el déficit no iba a superar el 0,4% del PIB. Es decir, unos números rojos por debajo de los 150 millones de euros. Sin embargo, esas cuentas se han demostrado erróneas y, al acabar octubre, los gastos reales iban camino de superar los ingresos en más de 200 millones de euros.

Para corregir el desfase, la solución pasa por anular ciertas partidas de gastos que aún no habían sido utilizadas y, de esa forma, suspender las actuaciones que se habían previsto pagar con ellas. El Gobierno aragonés ya ha aplicado esta receta para retener 24,4 millones de euros. Pero tendrá que extender ese tijeretazo a otros 42,2 millones de euros si quiere compensar todo el exceso de gasto público que amenaza con disparar su déficit al 0,58% -es decir, casi 67 millones por encima del límite qu ele había marcado el Estado-.

Desde la Consejería de Hacienda del Gobierno aragonés dan por seguro que la anulación de esas partidas de gastos podrá realizarse y que será suficiente para que el Gobierno aragonés, a última hora, logre mantener en cintura su déficit. El objetivo es que, este año, sus números rojos no pasen de los 150 millones de euros.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!