Aparecen enterramientos infantiles en recipientes cerámicos en Terrinches

El equipo de arqueólogos que excava este verano en Castillejo del Bonete, el yacimiento prehistórico de Terrinches (Ciudad Real), ha hallado enterramientos infantiles en recipientes cerámicos al final de la galería 4, que se encontró el año pasado bajo el monumento tumular y en la que se centra la campaña de este año.

Aunque no es la primera vez que aparecen restos de niños en la cueva del centro ceremonial, sí lo es el hallazgo de dos enterramientos depositados en el interior de recipientes cerámicos, según ha señalado el Ayuntamiento de Terrinches en un comunicado. Se trata de restos que se encuentran en muy buen estado de conservación, por lo que permitirán avanzar en el estudio de este centro ceremonial orientado a los solsticios y vinculado a una religión solar.

El hallazgo es «sorprendente», a juicio del equipo que dirigen los profesores doctores, el arqueólogo Luis Benítez de Lugo y la arqueóloga forense María Benito que, a falta del estudio antropológico, han considerado que la situación de los enterramientos infantiles podría indicar una sectorización del espacio cementerial, que dividiría la población entre adultos y subadultos.

La campaña de excavaciones 2018 finalizará en los próximos días y según los organizadores ha sido un éxito, ya se han localizado huesos de al menos 20 individuos en el interior de la cueva.

El alcalde de Terrinches, Nicasio Peláez, ha valorado que la campaña de este año ha sido «muy fructífera». Ha sido cofinanciada por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y el Ayuntamiento de Terrinches con 33.080 euros, y en la que han participado alumnos de la Universidad Complutense de Madrid y trabajadores del Plan de Empleo del Ayuntamiento.

«Se han realizado numerosos hallazgos que permiten entender el ritual funerario y religioso practicado en Castillejo del Bonete dos mil años antes de Cristo, durante la Edad del Bronce», ha afirmado.

Castillejo del Bonete, que declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 2014, es un santuario solar compuesto por varios túmulos conectados entre sí mediante corredores.

Todo el complejo monumental fue edificado sobre una cueva natural que consta de varias galerías y la cueva, que ha permanecido sellada desde la prehistoria hasta su descubrimiento en 2003, está acondicionada mediante construcciones diversas.

También cuenta con arte rupestre esquemático y tanto su interior como los túmulos exteriores fueron empleados recurrentemente durante más de cinco siglos para enterrar personas, depositar objetos y realizar ritos de comensalidad.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!