A√Īo cien despu√©s de Chicuelo, una aut√©ntica revelaci√≥n en el toreo

Efe

Manuel Jim√©nez ¬ęChicuelo¬Ľ (Sevilla, 1902-1967) tom√≥ la alternativa el 28 de septiembre de 1919 de manos de Juan Belmonte en la plaza de la Maestranza. Este s√°bado se cumple un siglo exacto de esa efem√©ride que sirve para recordar y reivindicar la figura de un matador fundamental para entender el hilo del toreo contempor√°neo.

Pero aquel no fue el √ļnico doctorado que se celebr√≥ en la ciudad esa jornada. En la ef√≠mera plaza Monumental que se levantaba al comienzo de la actual avenida de Eduardo Dato, el mismo d√≠a y media hora antes, tambi√©n iba a convertirse en matador el novillero jerezano Juan Luis de la Rosa de manos de Gallito, inspirador de aquel inmenso recinto que no sobrevivi√≥ a su tr√°gica muerte en Talavera el 16 de mayo de 1920.

El dato no es casual. Sevilla hab√≠a vivido dos ferias de Abril paralelas en aquella temporada de 1919 polarizadas en torno a la antigua plaza de la Maestranza y la flamante Monumental, estrenada el a√Īo anterior. Si la primera plaza cont√≥ con Juan Belmonte como abanderado, la segunda condens√≥ a los partidarios de Joselito El Gallo que volvieron a actuar por separado en el ciclo septembrino de San Miguel sin llegar a alternar juntos en Sevilla en todo el a√Īo.

Pero hay que volver a la figura de Chicuelo, colocada en medio de esa pugna que hab√≠a dividido taurinamente la ciudad de hace un siglo. Manuel Jim√©nez ¬ęChicuelo¬Ľ, hijo del matador del mismo nombre y apodo, naci√≥ en la trianera calle Betis el 15 de abril de 1902 aunque pronto cambiar√≠a de orilla. En 1917 ya hab√≠a debutado como novillero y dos a√Īos despu√©s recibe esa alternativa en la plaza de la Real Maestranza de Sevilla.

Pero para entender la figura y la trascendencia taurina del diestro de la Alameda de H√©rcules hay que retroceder a la figura de Gallito, m√°xima figura en la segunda d√©cada del siglo XX y verdadero inspirador de los nuevos avances t√©cnicos que iba a experimentar el toreo a partir de esos a√Īos fundamentales.

Joselito ‚Äďo Gallito- ya hab√≠a esbozado el toreo ligado en redondo que Chicuelo acabar√≠a estructurando en series o estrofas de ritmo y estructura musical, encadenando o ligando los muletazos por el mismo pit√≥n. Pero √©se era a√ļn el toreo por llegar, tal y como confirma la visi√≥n de un analista, Nestor Luj√°n, afirmando que ¬ęChicuelo es el creador del ritmo de torear moderno, del encadenamiento suave y fluente de las faenas…¬Ľ

Pero la escenificación definitiva del nuevo concepto tendría que esperar hasta el 24 de mayo de 1928 en la antigua plaza de toros de Madrid. Chicuelo se había anunciado aquella tarde para estoquear una corrida de Graciliano Pérez Tabernero junto a Cagancho y Vicente Barrera, que confirmaba la alternativa.

El tercero de la tarde, llamado ¬ęCorcha√≠to¬Ľ, permiti√≥ al diestro sevillano enhebrarse a su embestida en una faena inici√°tica de ritmo e intensidad crecientes que alcanz√≥ su c√©nit en los √ļltimos naturales, ligados en un palmo de terreno en medio del delirio del p√ļblico que pidi√≥ las orejas antes de que el torero llegara a montar la espada. Chicuelo pinch√≥ dos veces y acert√≥ a agarrar una estocada corta pero cort√≥ dos trofeos. M√°s all√° del premio, la gente ten√≠a la sensaci√≥n de haber asistido a una aut√©ntica revelaci√≥n.

¬ŅCu√°l hab√≠a sido la innovaci√≥n de Chicuelo? Su hijo Rafael Jim√©nez, tambi√©n matador, recuerda que su padre ya hab√≠a logrado esa ligaz√≥n con el toro mexicano entre 1924 y 1927. Pero es ¬ęCorcha√≠to¬Ľ, un animal que preconiza la embestida moderna, el que abre un camino por el que transitar√≠an el resto de los toreros. ¬ęEl toro se sal√≠a en los vuelos de la muleta y a mi padre le bast√≥ con dej√°rsela muerta para ligar los muletazos girando sobre sus talones¬Ľ, refiere Rafael.

Es el mismo concepto que, con otra expresi√≥n bien distinta, acabar√≠a germinando en otro torero fundamental como Manuel Rodr√≠guez ¬ęManolete¬Ľ, definitivo arquitecto del toreo moderno al que el propio Chicuelo conceder√≠a la alternativa el 2 de julio de 1939 en la plaza de la Maestranza.

Manuel Jim√©nez, con m√°s de tres d√©cadas de alternativa a sus espaldas, tambi√©n sobrevivir√≠a taurinamente a Manolete despu√©s de vivir tres √©pocas distintas y fundamentales del toreo: el final de la Edad de Oro, la Edad de Plata y los a√Īos del manoletismo. Chicuelo se mantuvo en activo hasta 1951 ‚Äďse despidi√≥ en Utrera el 1 de noviembre de aquel a√Īo- y falleci√≥ en Sevilla el 31 de octubre de 1967.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!