Aníbal Fernández, de la derrota a candidato a concejal de Pinamar

Aníbal Fernández perdió centralidad en la política nacional Fuente: Archivo

Cara del kirchnerismo más rancio y de una de las derrotas electorales más humillantes en la historia del peronismo, la de la provincia de Buenos Aires en 2015, Aníbal Fernández ha perdido centralidad en la política nacional.

Sin embargo, el todoterreno exministro y exsenador no se rinde y lucha desde los arrabales del kirchnerismo bonaerense por mantenerse a flote en la política con una precandidatura a primer concejal en Pinamar por el Frente de Todos.

Esgrimista verbal implacable, capaz de defender las causas m√°s indefendibles sin inmutarse, Fern√°ndez alterna sus d√≠as entre una campa√Īa con fuerte impronta amateur en la ciudad balnearia, su presencia en segundo plano en algunos actos de la campa√Īa de su tocayo y precandidato presidencial Alberto Fern√°ndez y, por supuesto, Quilmes, el distrito que lo lanz√≥ a las grandes ligas de la pol√≠tica.

“Sacarse a Quilmes de la cabeza es imposible, pero ya no tengo que estar en Quilmes porque soy el pasado”, confes√≥ hace poco m√°s de un mes durante un acto de “La Jauretche”, la agrupaci√≥n que lidera en el distrito del sur del conurbano y que impulsa la precandidatura a intendente del actual concejal Mat√≠as Festuca.

Sin embargo, aquella declaración realizada casi en un tono intimista ante un grupo de seguidores muy lejos está de marcar un retiro a cuarteles de invierno de Fernández.

Tanto es as√≠ que se r√≠e cuando le relacionan su postulaci√≥n en Pinamar con un pase a la clandestinidad. “En todos lados se pueden hacer cosas buenas”, respondi√≥ en un reportaje concedido a Perfil hace poco m√°s de un mes atr√°s ante la consulta sobre su presente pol√≠tico.

Fern√°ndez tiene domicilio en el distrito de Pinamar a partir de ser propietario de una casa en Caril√≥. Esa fue la plataforma de lanzamiento para acompa√Īar en el primer lugar de la lista de concejales a Horacio Errasqu√≠n, uno de los cinco precandidatos a intendente del kirchnerista Frente de Todos en el distrito que gobierna Mart√≠n Yeza (Cambiemos).

Pero que sea candidato a concejal lejos de la gran vidriera nacional no significa que se haya desconectado del ri√Ī√≥n kirchnerista. Reconoce mantener contacto fluido con Cristina Kirchner y con Alberto Fern√°ndez, a quien le reconoce haber sido el que lo convoc√≥ a sumarse al proyecto kirchnerista en sus albores, all√° por 2003.

M√°s a√ļn, a pesar de su intenci√≥n de mantener un notable bajo perfil, su presencia en un acto del precandidato presidencial kirchnerista y Axel Kicillof en el Club Talleres de Mar del Plata no pas√≥ desapercibida. Mientras algunos dirigentes peronistas se lavaban las manos a la hora de asumir qui√©n lo hab√≠a invitado a la tenida, el exministro de Cristina Kirchner aprovech√≥ para grabar algunos spots con el postulante presidencial.

Las filmaciones sirvieron para la campa√Īa en Pinamar, en donde no s√≥lo tiene que enfrentar a otros cuatro postulantes en las primarias del 11 de agosto sino que tambi√©n debe afrontar situaciones bastante precarias para alguien que supo integrar la mesa de arena del kirchnerismo en su √©poca de mayor poder√≠o.

As√≠, hace algo m√°s de un mes se convirti√≥ en motivo de la befa de la tribu macrista de la red social Twitter, que se encarg√≥ de viralizar un video en el que se pod√≠a ver a An√≠bal Fern√°ndez en campa√Īa, hablando en un barrio humilde, con un improvisado sistema de sonido y ante una escasa concurrencia de personas.

Integrante del selecto club de los candidatos peronistas que perdieron la provincia de Buenos Aires desde 1983 a la fecha (el otro miembro es Herminio Iglesias, ya fallecido), Fernández espera agazapado a un cambio en los vientos políticos que le permitan volver a la política grande.

Sabe que, adem√°s de la derrota de 2015, lo persigue el estigma que vincula su nombre con “La Morsa”, el personaje mencionado como el responsable del triple crimen de General Rodr√≠guez y la causa por el tr√°fico de efedrina. Neg√≥ siempre √©sa acusaci√≥n que, dijo, fue inventada para perjudicar su candidatura a gobernador. Hasta el momento, la Justicia no ha podido acreditar esas imputaciones en su contra.

“No ando buscando trabajo”, afirma sobre la posibilidad de colaborar con un eventual nuevo gobierno kirchnerista. Pero sabe que una victoria de su tocayo ser√≠a el regreso de los buenos viejos tiempos. “A Alberto le dije que me tenga en cuenta para lo que quiera”, agrega An√≠bal, mirando m√°s all√° de la primaria de agosto y su “humilde” candidatura a concejal.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!