Ampliar las telecomunicaciones, prioritario para luchar contra la despoblación

El consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, considera «prioritaria» la ampliación de las telecomunicaciones a toda la región como vía para luchar contra la despoblación, generar oportunidades de trabajo y mejorar la calidad de los servicios públicos en las áreas más despobladas de Castilla-La Mancha.

Durante la inauguración de una nueva antena de telecomunicaciones en la localidad toledana de Marrupe, Escudero ha destacado el «progreso» que ha experimentado la región desde 2015 en el campo de las telecomunicaciones, lo que convierte a Castilla-La Mancha «en uno de los territorios donde más ha crecido la cobertura 4G» y ha agradecido «la labor de las pequeñas y medianas teleoperadoras para llevar la tecnología a las áreas más rurales de la región, adonde ninguna gran operadora de telefonía quiere llegar».

La nueva antena instalada en esta localidad de la comarca de Talavera de la Reina forma parte de las 150 antenas 4G que la Junta de Castilla-La Mancha está instalando en la actualidad, y que dotará de cobertura 4G tanto para la conexión de teléfonos móviles como para los accesos fijos desde las viviendas de este municipio.

Con casi 11 millones de presupuesto, este plan del Gobierno regional supone expandir la tecnología 4G a estos pequeños núcleos de población para conectarse a la red desde terminales móviles y fijos con una velocidad de descarga de hasta 30 Mbps.

En el caso de Marrupe, un municipio de 136 habitantes integrado en una de las zonas de Inversión Territorial Integrada (ITI), se ha construido una antena nueva para la que se ha invertido un presupuesto de 73.000 euros.

Esta completa infraestructura permite dotar a esta población no solo de banda ancha, sino que cuenta con la técnica necesaria para que se incorpore la tecnología 5G en un futuro.

Esta instalación es un ejemplo del trabajo efectivo y a largo plazo que está realizando el Ejecutivo de Castilla-La Mancha en las zonas más desfavorecidas de la región en la lucha contra la despoblación, construyendo nuevas torres donde se instala un operador para dar una conexión de banda ancha con opción de que otros operadores puedan instalarse con posterioridad.

El supuesto concreto de Marrupe representa la realidad de muchas pequeñas localidades donde las grandes operadoras no invierten y en la que, además, desde 2006 no había invertido ninguna compañía de telecomunicaciones.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!