Amos Oz, solo ante el fanatismo

Escribo estas l√≠neas antes del Shabat, el momento del descanso, el momento de dejar los ordenadores fuera. Pero a√ļn sigo conmocionada por¬†la inesperada noticia de la muerte de Amos Oz. En nuestra instituci√≥n hemos recibido cientos de invitaciones para √©l, con el deseo de que se las hici√©semos llegar. Siempre se mostr√≥ agradecido, pero las rechazaba aludiendo estar ocupado. Nunca recibimos de √©l noticias sobre su enfermedad. Quiz√°s por eso no est√°bamos preparados para el vac√≠o que va a suponer su ausencia. Un vac√≠o que no solo ser√° cultural.

Oz es, sin duda, una de las figuras m√°s importantes de la literatura israel√≠. ¬ęNo digas noche¬Ľ, ¬ęUn descanso verdadero¬Ľ, ¬ęEl mismo mar¬Ľ son obras notables, pero me gustar√≠a destacar ¬ęUna historia de amor y oscuridad¬Ľ. En ella, se atrevi√≥ a poner el foco en la historia de la formaci√≥n del estado de Israel, convirtiendo¬†en emoci√≥n hechos familiares que, m√°s all√° de lo personal, eran el reflejo de toda una generaci√≥n capaz de construir su pa√≠s entre la desesperaci√≥n y la memoria. Un pa√≠s que tendr√≠a en Amos Oz uno de sus narradores m√°s influyentes.

No se podr√≠a hablar de la envergadura de su figura centr√°ndose solo en su legado literario. Fue un importante activista por la paz, y su libro ¬ęContra el fanatismo¬Ľ da buena muestra de ello. El libro recoge una aut√©ntica f√≥rmula de reconciliaci√≥n a trav√©s de un s√≥lido ideario. Y es que la responsabilidad y la conciencia marcaron profundamente su obra. ¬ęSe trata de una lucha entre los que piensan que la justicia, se entienda lo que se entienda por dicha palabra, es m√°s importante que la vida, y aquellos que,¬†como nosotros, pensamos que la vida tiene prioridad sobre muchos otros valores, convicciones y credos¬Ľ, dijo en una ocasi√≥n.¬†

Como gran defensor de la vida era capaz de comprender a unos y a otros, aunque tambi√©n se decepcionaba antes las cr√≠ticas feroces e injustas que, en ocasiones, se vert√≠an contra su pa√≠s. Sab√≠a que ese no era el camino para construir una paz duradera. Confi√≥ en la literatura hasta el final. ¬ęLa literatura contiene un ant√≠doto contra el fanatismo¬Ľ, escribi√≥. Pareciera que, mediante la inyecci√≥n de la imaginaci√≥n, quisiera poder recetar sencillamente la lectura. Pareciera querer decirnos: leed y os curar√©is del fanatismo.

Desgraciadamente la literatura se ha utilizado en demasiadas ocasiones a lo largo de la historia para inflamar el odio y la superioridad moral nacionalista. Y a pesar de ello, sigue habiendo obras que pueden ayudar. La de Amos Oz es una de ellas. Leámosle. Quién sabe.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!