Almuíña pide al Gobierno la libre reposición de bajas por jubilación

En una sanidad tensionada por las dificultades para la cobertura de ausencias y la sobrecarga de los profesionales, el conselleiro Jesús Vázquez Almuíña dirige una petición al Ministerio: una ventana temporal en la que se autorice a las administraciones sanitarias la convocatoria de plazas suficientes para reponer las pérdidas netas de efectivos acumuladas durante los años de crisis. Tradicionalmente, la administración pública opera con una regla de gasto, la que limita el número de incorporaciones a las plantillas al 100% de las bajas por jubilación producidas desde la última convocatoria de empleo público, una norma que saltó por los aires durante los años de crisis, impidiendo la cobertura del 100% de las vacantes y dejando un rastro de puestos sin reemplazo agrandado año tras año. Ahora, con el compromiso asumido con las organizaciones sindicales de llegar a 2020 con no más de un 5% de personal eventual en el Sergas, el conselleiro de Sanidade cree necesario revertir los años de ajuste, permitiendo la convocatoria de plazas a un ritmo mayor que el actual, sin límites en las ofertas diseñadas desde las administraciones sanitarias.

«Estamos por encima del 100% pero es cierto que durante la crisis económica no tuvimos esa tasa de reposición del 100%. Nos gustaría que el Gobierno retirara los límites y dejara libremente la cobertura, sin ningún tipo de límite a la reposición», sostuvo Almuíña este miércoles en una entrevista en la Radio Galega.

La eliminación de la tasa de reposición ha sido una demanda recurrente de las organizaciones sindicales del sector, que insisten en la incapacidad de las ofertas de empleo público capadas por esta tasa de dar respuesta a lo huecos dejados en el sistema por años de especiales limitaciones a la reposición de efectivos. En el ejercicio 2011 las plantillas de la sanidad pública se veían alcanzadas por las restricciones al gasto público iniciadas un año antes por el Gobierno en respuesta a la crisis económica y financiera. Las convocatorias de plazas sanitarias quedaban afectadas por el recorte a la reposición de empleados públicos, restringiendo la capacidad de suplir bajas por jubilación a un 10% de las vacantes. Los límites se mantendrían en los ejercicios posteriores, relajándose hasta el 50% en el año 2015 —en el caso excepcional de la sanidad y otros sectores catalogados como prioritarios— y hasta el inicio de la recuperación en los presupuesto para 2016. A finales de 2017, el Ministerio de Hacienda, todavía con Cristóbal Montoro al frente, cedía y autorizaba a la sanidad una tasa de reposición adicional, unos puntos mayor al 100%, admitiendo la necesidad de reforzar unas plantillas mermadas por la austeridad.

Tasa adicional

Haciendo uso de esa tasa adicional, el Sergas ha incluido en su OPE 2018 —publicada el pasado día 17— un total de 1.400 plazas, una cifra que, denuncian los sindicatos, impide atisbar el ritmo de ampliación necesario para cumplir con las cuatro mil plazas comprometidas en cuatro años. «Estamos a tope; Galicia puede llegar al 108% de reposición, por encima de otras comunidades autónomas, porque cumplimos con los parámetros exigidos de déficit y otros indicadores», expuso el conselleiro, insistiendo en cualquier caso en la petición al Gobierno estatal. Sin límites a la reposición, dijo, «podríamos incrementar todavía más».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!