Alerta en Francia por las amenazas a la comunidad judía

El aumento de los ataques antisemitas generó manifestaciones de repudio en varias ciudades

PAR√ćS.- La sociedad francesa, la clase pol√≠tica y el gobierno se movilizaron la semana pasada en gigantescas manifestaciones en Par√≠s y las grandes ciudades del pa√≠s para denunciar el vertiginoso aumento de actos antisemitas y solidarizarse con las v√≠ctimas de la actual ola de agresiones contra personalidades, negocios y emblemas de la comunidad jud√≠a.

La principal demostraci√≥n, en la emblem√°tica Plaza de la Rep√ļblica de la capital francesa, congreg√≥ al primer ministro, Edouard Philippe; unos 20 miembros del gobierno; los expresidentes Fran√ßois Hollande y Nicolas Sarkozy, y los l√≠deres de los principales partidos pol√≠ticos, con excepci√≥n del Reagrupamiento Nacional (RN, de extrema derecha), de Marine Le Pen, que no fue invitado a participar. Ese partido decidi√≥ organizar un acto por separado.

Aunque no acudi√≥ a la manifestaci√≥n, el presidente Emmanuel Macron realiz√≥ a la misma hora una visita al Memorial del Holocausto, donde pronunci√≥ una severa condena contra la √ļltima serie de actos antisemitas y, en particular, la profanaci√≥n de 96 tumbas en el cementerio jud√≠o de Quatzenheim, cerca de Estrasburgo.

El guardi√°n de esa necr√≥polis descubri√≥ varias cruces gamadas -tradicional s√≠mbolo nazi- pintadas en la puerta, en un muro adyacente y en numerosas tumbas. En una de las sepulturas hab√≠a una inscripci√≥n: Elsassisches Schwarzen Wolfe (Los lobos negros de Alsacia). Ese nombre identifica a un grupo violento de esa regi√≥n que desarroll√≥ una intensa actividad antisemita a fines de los a√Īos 1970.

“Cada vez que un franc√©s, por ser jud√≠o, es insultado o amenazado, o incluso peor, es herido o asesinado, lo es toda la rep√ļblica”, hab√≠a proclamado Macron poco antes, al recibir a la presidenta de Georgia, Salom√© Zurabichvili.

La indignaci√≥n que conmueve al pa√≠s por la ola de actos antisemitas se cristaliz√≥ despu√©s de la agresi√≥n verbal que sufri√≥ el fil√≥sofo Alain Finkielkraut, insultado y tratado de “sionista de mierda” durante la √ļltima marcha de “chalecos amarillos” en Par√≠s.

Ese episodio ocurrió en momentos en que una parte importante de la sociedad francesa advierte con estupor el giro racista y antisemita que han tomado algunos sectores de ese movimiento de protesta social.

Ese episodio fue la culminación de una quincena que se caracterizó por cruces esvásticas pintadas sobre el retrato de la exministra Simone Veil, sobreviviente de los campos de exterminio, al igual que insultos escritos en las vitrinas de numerosos comercios judíos y la destrucción de un árbol plantado en memoria del joven Ilan Halimi, secuestrado, torturado y asesinado en 2006 porque era judío.

Los ataques antisemitas en Francia aumentaron 74% en 2018, seg√ļn un reciente informe de la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Uni√≥n Europea (UE).

Con 541 atentados durante el a√Īo pasado, cifra que significa un fuerte aumento de 74% con respecto a las 311 agresiones de 217, Francia es el pa√≠s europeo m√°s afectado por esa nueva ola de “peste parda”, denominada as√≠ por el color de las camisas que usaban las fuerzas de choque SS durante el r√©gimen nazi.

Pero el fen√≥meno se verifica en toda Europa, seg√ļn la Agencia para los Derechos Fundamentales de la Uni√≥n Europea (FRA), que realiz√≥ una extensa encuesta en 12 pa√≠ses del bloque. El r√©cord fue alcanzado por Alemania. En ese pa√≠s donde vive una comunidad jud√≠a de 200.000 personas, en 2018 se contabilizaron 1646 actos antisemitas, seg√ļn estad√≠sticas preliminares publicadas ayer a pedido del Bundestag (Parlamento). Esa cifra, que marca un aumento de 9,4% con relaci√≥n al a√Īo anterior, constituye el nivel m√°s elevado de cr√≠menes antisemitas de los √ļltimos diez a√Īos.

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!