Alemania disuelve una unidad de élite de su ejército en la que germinaba terrorismo de extrema derecha

Corresponsal en Berlín Guardar

Antes de marcharse a Bruselas a presidir la Comisi√≥n Europea, la exministra alemana de Defensa, Ursula von der Leyen, reconoci√≥ que la presencia de ultraderechistas en el Ej√©rcito alem√°n es mayor de lo que se sospechaba y advirti√≥ que se dejaba un trabajo de limpieza a medio hacer: 280 investigaciones abiertas y el desmantelamiento de una red de extrema derecha infiltrada en la Bundeswehr que planeaba incluso atentar contra varios pol√≠ticos. La actual ministra, Annegret Kramp-Karrenbauer, ha decidido poner fin al asunto y ha tomado una decisi√≥n tan dr√°stica como ejemplarizante: disolver la unidad de √©lite, la KSK. ¬ęNo puede continuar bajo su forma actual¬Ľ, dijo ayer, ¬ętiene que ser modificada en su estructura y en su composici√≥n e integrarse mejor en la Bundeswehr¬Ľ.

El informe del Ministerio de Defensa presentado ante el parlamento alem√°n, con el que justifica la medida, recoge como √ļltimo incidente la detenci√≥n en mayo de uno de los miembros de la KSK, que hab√≠a ocultado explosivos, armas y municiones sustraidos al Ej√©rcito en el jard√≠n de su casa y se hallaba en posesi√≥n de parafernalia nazi. Este cuerpo de las fuerzas especiales es acusado en el informe de haberse separado demasiado del Ej√©rcito, lo que ha favorecido la emergencia de ¬ędirigentes t√≥xicos¬Ľ y la difusi√≥n de ¬ęideas extremistas¬Ľ. Con car√°cter de inmediatez, la segunda compa√Ī√≠a de la KSK, donde parec√≠a concentrarse la ra√≠z del problema, ser√° disuelta sin ser reemplazada. La unidad de √©lite s√≥lo conservar√° a partir de ahora tres compa√Ī√≠as y no participar√° en ejercicios ni misiones internacionales hasta que no sea consumada su renovaci√≥n.

El Ej√©rcito alem√°n emplea a cerca de 180.000 personas y es evidente que se trata de casos aislados, pero ¬ęs√≥lo un caso ya es demasiado¬Ľ, como ha declarado el portavoz adjunto del Ministerio de Defensa, Boris Nannt. Adem√°s los mandos hab√≠an permitido que a sus espaldas se fraguasen planes tan abyectos como el destapado por la Fiscal√≠a General alemana en 2017, cuando present√≥ pruebas del rebuscado intento de creaci√≥n de un grupo terrorista en el seno del Ej√©rcito.

La confabulaci√≥n se remontaba a 2015, cuando la masiva llegada de refugiados desbordaba a las autoridades alemanas y el soldado Franco A. se present√≥ en un centro de acogida de Baviera y se registr√≥ falsamente como un solicitante de asilo sirio. Con unas pocas palabras en √°rabe y otras pocas en franc√©s fingi√≥ estar en peligro y se hizo con una identidad falsa, incluso consigui√≥ ayuda social de 400 euros al mes y el alquiler de un apartamento a cargo del Estado con el objetivo de cometer atentados y que las pruebas llevasen a un refugiado como culpable, permitiendo as√≠ azuzar los sentimientos xen√≥fobos. En la lista de sus objetivos mortales, una lista manuscrita con la inconfundible caligraf√≠a de otro soldado, Maximilian T., figuraban el ex presidente alem√°n Joachim Gauck y el ministro de Justicia, hoy de Exteriores Heiko Maas. ¬ęNi la violencia por su cuenta ni el extremismo de derecha tienen nada que hacer en la Bundeswehr¬Ľ, ha dicho ahora la ministra Kramp-Karrenbauer, ¬ęquien nombra los agravios ayuda a remediarlos. Quien calla es c√≥mplice y parte del problema¬Ľ. En octubre volver√° a revisarse la situaci√≥n interna de las compa√Ī√≠as restantes de la unidad. Si los miembros de la KSK ¬ęno han escuchado esta primera salva de avisos, entonces abordaremos una reorganizaci√≥n¬Ľ m√°s amplia, ha sido su advertencia.

Creada en 1996, bajo el modelo del Special Air Service (SAS) brit√°nico, la unidad de operaciones secretas est√° formada por unos 1.400 soldados, entre miembros de operaciones y apoyo log√≠stico. Entre sus misiones figuran repatriar a los alemanes de zonas de guerra o en crisis, trabajos de inteligencia o entrenar a fuerzas aliadas. Un dep√≥sito de armas y municiones descubierto en mayo en el jard√≠n de uno de los miembros de este cuerpo de √©lite, la reciente desaparici√≥n de 48.000 cartuchos y 62 kilos de explosivos de los almacenes de la KSK y la carta de preocupaci√≥n de un oficial a la ministra de Defensa hacen pensar que lo descubierto hasta ahora no eran casos aislados y ha servido de detonante de la disoluci√≥n. ¬ęLa gran mayor√≠a de los soldados del ej√©rcito alem√°n son firmemente fieles a la Constituci√≥n alemana y el KSK sigue disponible en su tarea de salvar vidas¬Ľ, ha defendido la ministra al conjunto de la instituci√≥n, ¬ępero debo eliminar sin contemplaciones a los extremistas violentos de derecha y seguiremos tomando las medidas necesarias hasta haberlo logrado por completo¬Ľ.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!