Alberto Fernández le respondió a Mauricio Macri: “Debe estar contando los días”

El candidato visitó al senador Caserio y a un grupo de dirigentes cordobeses Crédito: Frente de Todos

Aunque dio señales de moderación, rechazó críticas de Macri y sostuvo que el Gobierno es el único responsable de la gestión

El giro hacia la prudencia discursiva, luego de la nueva crisis desatada tras la reunión con los representantes del Fondo Monetario Internacional ( FMI), no le impidió a Alberto Fernández continuar con su esgrima verbal con Mauricio Macri.

“Debe estar contando los días”, fue la filosa respuesta que eligió el candidato del Frente de Todos para salir al cruce de las declaraciones del Presidente, quien había destacado en un acto que faltaban 59 días para las elecciones del 27 de octubre.

Así, Fernández mantuvo la tensión verbal propia de la campaña electoral con el oficialismo, aun cuando los gestos que desparramó el candidato durante todo el día estuvieron dirigidos a tratar de evitar el agravamiento de la crisis luego del duro encuentro con los representantes del FMI.

Por lo pronto, la pirotecnia verbal del postulante ayer estuvo dirigida a replicar los dardos lanzados desde el Gobierno, pero sin alusiones o conductas que pudieran agudizar la situación económica del país.

Esa idea imperó incluso durante su visita al jefe del bloque de senadores del PJ, Carlos Caserio (Córdoba). “Quiero saber qué es lo que están haciendo porque no lo conozco”, se defendió cuando la prensa le pidió una definición sobre el proyecto de ley que el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, prometió enviar al Congreso para prorrogar los vencimientos de la deuda local.

En ese sentido, voceros de Fernández aseguraron que el encuentro tuvo por objeto diagramar la campaña del candidato en Córdoba, uno de los dos distritos en los que el Frente de Todos perdió en las primarias del 11 de agosto.

“Apenas hablaron dos minutos de la cuestión económica, después pasamos al tema Córdoba, que es lo que nos interesaba”, contaron a LA NACION colaboradores del postulante.

Repaso electoral

La presencia de los intendentes de Villa María, Martín Gil, y de La Calera, Facundo Rufeil, y de cinco legisladores provinciales del PJ; más la ausencia de senadores peronistas, más allá del anfitrión del encuentro, avalarían la versión del análisis estrictamente electoral como motivo del almuerzo con Caserio.

No obstante, a la salida de la reunión, en un encuentro con periodistas en la vereda del Senado, Fernández volvió a tomar el duelo dialéctico político con Macri. “Ellos tienen que gobernar hasta el 10 de diciembre y es su responsabilidad”, replicó ante una consulta sobre las palabras del ministro Lacunza pidiendo prudencia a las fuerzas involucradas en el proceso electoral.

La visita al Senado fue la única actividad que mantuvo ayer Fernández fuera de las oficinas de la calle México, donde funciona su comando de campaña.

La agenda había empezado con un encuentro con su equipo de colaboradores más cercanos de análisis de la agenda y de la estrategia a desplegar durante el día.

Después, cerca del mediodía, fue el turno del encuentro con los miembros de la Mesa de Enlace. La recomposición de relaciones con un sector que supo estar muy enfrentado al kirchnerismo dejó más que satisfecho al candidato (como se informa por separado).

A la espera del reinicio de la campaña, Fernández continuó con su agenda en las oficinas de su comando de campaña, en medio del frenesí de dirigentes que entran y salen, y la avalancha de pedidos de reuniones que suma el candidato muestra de manera cruda por dónde pasa el poder político luego del 11 de agosto.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!