Al menos dos de los CDR detenidos rechazan a los abogados independentistas

El nerviosismo en las filas independentistas no hace sino aumentar desde que el pasado lunes la Guardia Civil detuviera a nueve miembros de los CDR –dos de ellos quedaron en libertad tras declarar en la Comandancia de Barcelona–, acusados, entre otros cargos, de terrorismo. Ayer, los abogados de los independentistas, miembros de Alerta Solidària –rama de Arran dedicada a la defensa legal de todos aquellos secesionistas que puedan ser arretados, según fuentes policiales– intentaban hacer creer que los investigadores habían impuesto los abogados a los detenidos. La realidad, según las fuentes consultadas por ABC, es que al menos dos de los arrestados renunciaron expresamente a que fueran esos letrados catalanes los que los representaran.

Que al menos dos de los detenidos se desmarquen de forma tan significativa supone un problema muy serio para la estrategia de Alerta Solidària, que ya no podrá controlar el discurso de dos de los implicados. Cuando un miembro de un grupo de las características del desarticulado se desmarca de la defensa conjunta es, obviamente, porque sus intereses son distintos a los de sus compañeros. La solicitud de un abogado de oficio y la renuncia a la defensa de Alerta Solidària fue hecha por escrito, en un trámite habitual que piden las Fuerzas de Seguridad a todos los detenidos. Las fuentes consultadas no ocultan que el paso es «muy significativo».

«Diferente implicación»

Alerta Solidària también intentó difundir la especie de que en los registros no estuvieron presentes los abogados de los detenidos, lo que además de falso es absurdo al estar presente también una comisión judicial que vela porque se cumplan todas las garantías en la diligencia, y que estaban incomunicados, por lo que no habían podido comunicarse con sus clientes, lo que es otra falsedad. «En esta célula hay diferentes grados de implicación, y algunos de los arrestados dirigían claramente al resto. A la espera de lo que diga el juez –los siete pasan hoy a disposición judicial–, hay muchas posibilidades de que estos últimos acaben en prisión: hay material probatorio suficiente», explican las fuentes.

El golpe contra la facción más violenta de los CDR del lunes tuvo ayer su complemento con la detención, en este caso por parte de los Mossos d’Esquadra, de un joven vinculado a este grupo en Vilanova i la Geltrú (Barcelona), según confirmó la Policía autonómica a este diario. El joven fue detenido por su vinculación con los incidentes ocurridos en el recinto del Parlamento de Cataluña tras la investidura fallida de Carles Puigdemont el 30 de enero de 2018, unos hechos que ya condujeron a la detención de otra media docena de personas en abril de ese mismo año también por parte de la policía autonómica. El mismo joven detenido ayer estaría también encausado por los incidentes durante la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona el 21 de diciembre de ese mismo año.

Ayer, dos días después de la operación de la Guardia Civil, aparecieron ante las sedes de la ANC, Òmnium, ERC, la CUP y Podem unas garrafas de gran tamaño simulando de manera tosca ser artefactos explosivos. En este contexto, y de manera preventiva y en coordinación con los Mossos, Interior confirmó ayer el envío a Cataluña de cinco grupos de la UIP –integradas por unos 200 antidisturbios– para reforzar la seguridad de edificios del Estado en los próximos meses.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!