Al margen de la ley

Lo he escrito por aquí alguna vez, me preocupa como nos verán a los valencianos y a los españoles desde fuera. Lo digo porque se lo que pensaría si algunas de las cosas que pasan por aquí lo viera en otros territorios. La imagen vende, es el Siglo XXI, y las formas también, que tampoco cuesta tanto cuidarlas. Así llegamos a Intu Mediterráneo, donde la imagen del Consell y la que éste deja de la Comunidad es algo más que preocupante. La historia es más o menos así. Una multinacional proyecta la construcción de un centro comercial y de ocio en la localidad de Paterna ajustándose a ley. Anuncia una inversión que roza los 1.000 millones de euros, y prevé la creación de más de 6.000 puestos de trabajo. Tras múltiples trabas del Consell. en el mes de julio la empresa promotora del complejo modifica el proyecto incluyendo una reducción del 25 % su superficie para cumplir con las exigencias de la Generalitat Valenciana y desbloquear así la situación. Lo hacía, pese a tener 47 informes a favor y después de cuatro años de trámites Pues tampoco va el tema bien así. A partir de aquí la catarata de despropósitos ha ido creciendo. A la cabeza Nacho Costa, director general de Comercio, mandado a paseo vía twitter a los impulsores de proyecto. “Intu go Home” escribió Costa dirigiéndose en estos términos a la Inmobiliaria Hammerson plc. Por situarnos. Costa mandó a esparragar con chulería y malas formas a una empresa con activos en Europa valorados en su conjunto en 21.000 millones de libras (23.700 millones de euros), en su mayoría centros comerciales en Francia, España y el Reino Unido y que hasta hoy, se ha limitado a cumplir con lo que pedían. Siempre hay una primera vez para todo, para Hammerson también, no creo que nunca nadie les haya faltado el respeto así. Lo peor es que en lugar de ponerlo en su sitio seguro que al director general los palmeros le ríen la gracia y le explican lo grande que es por acciones así. Como será la cosa que una consellera del PSPV, María José Salvador, ha salido a la arena pública para defender que un gobierno no puede cambiar la ley cuando un proyecto simplemente no le gusta. Personajes con el pírrico currículum de Nacho Costa los hay a capazos, empresas dispuestas a invertir 1.000 millones en la Comunidad no creo que muchas. La imagen de la Generalitat ha quedado en entredicho, y la confianza para futuros inversores hecha añicos. Claro que aquí al parecer las prioridades de Compromís son el comercio de “botiga”, las bicicletas y los huertos urbanos, justo al revés que el resto del mundo. Así nos va.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!