«Ahí te dejé muerta a la bruja de tu madre»

«Ahí te dejé muerta a la bruja de tu madre». Un hombre acusado de matar a su suegra en La Coruña envió a su expareja y madre de la víctima este y otros mensajes macabros y amenazantes según el testimonio de la mujer en el juicio que por este caso que se celebra en la Audiencia Provincial coruñesa. En su relato en sede judicial, la excompañera sentimental del acusado aseguró que nunca se tomó «en serio» las amenazas del que fuera su pareja porque «ya lo tenía hecho en otras ocasiones y nunca pasó nada». «Yo nunca pensé que le fuera a hacer nada a mi madre», afirmó en declaraciones recogidas por Ep.

La mujer, que declaró tras un biombo, explicó como la relación que mantenía con el acusado «fue empeorando progresivamente» hasta que en abril de 2017 decidió poner fin a la misma después de que el procesado no acudiese a visitar a su hija hospitalizada.

Ante esta situación, el acusado -dice la mujer- «sólo me mandaba fotos de ropa rota y de dinero», cuando por aquel entonces «yo no tenía dinero», señaló la mujer, que asegura que, pese a que a su madre «no le gustaba» su pareja, siempre se mantuvo «al margen de la relación».

Sin embargo, «él -el acusado- pensaba que era mi madre la que malmetía», subrayó antes de relatar el momento en el que accedió a la vivienda y se encontró a su madre «tirada en el suelo». «Vi a mi madre tirada en el suelo, vi que estaba fría y tiesa, y pensé que estaba muerta», ha relatado.

Mensajes amenazantes

Tras esto, ante el tribunal, ha manifestado que el acusado le mandó varios mensajes amenazantes, en los que le advertía que «nunca más iba a ver a su hija» y deseándole la muerte a su madre. Sin embargo, pese a haber sido amenazada con anterioridad a los hechos, la mujer nunca quiso denunciar.

En la vista oral también declaró un vecino de la casa donde residía la víctima y que fue quien llamó a la policía para denunciar lo que estaba escuchando. Según su testimonio escuchaba muchos ruidos y como alguien gritaba: «O te callas o te degüello». Pero lo que más le impactó a este vecino fueron «los gritos desgarradores» de la hija pequeña.

En el marco de este juicio, la Fiscalía solicita para el acusado una pena de 20 años de prisión por un delito de asesinato, una pena que las dos acusaciones particulares -que representan los intereses de las hijas de la fallecida- elevan a 25 años de prisión. En la jornada inaugural del juicio el sospechoso aseguró no tenía intención de hacerle daño a su suegra; pero que, al no dejarle ver a su hija, «la zarandeó y se cayó al suelo». Del resto de lo ocurrido, dice no tener «nada claro» puesto que «ya no era persona».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!