Aceleran las tareas de restauraci贸n del Congreso para la jura presidencial

El frente sobre la avenida Entre R铆os, cubierto por una malla Cr茅dito: Ricardo Pristupluk

Desde julio, la fachada del edificio est谩 cubierta por una lona; detr谩s, trabaja un equipo de 210 especialistas en conservaci贸n; tambi茅n recuperan tres salones, dos patios interiores y la c煤pula

Desde julio pasado, una lona gris de m谩s de 5000 metros cuadrados cubre la fachada principal del Palacio del Congreso para proteger a quienes transitan por la ajetreada Avenida Entre R铆os. Detr谩s, un equipo de 210 especialistas en conservaci贸n acelera la restauraci贸n del edificio de 39.210 metros cuadrados cubiertos. La intenci贸n es que el monumento neocl谩sico italiano luzca como nuevo el pr贸ximo 10 de diciembre, cuando el presidente jure ante la Asamblea Legislativa.

A la puesta en valor de la C谩mara de Diputados, se suman ahora nuevas obras en el sector que ocupa el Senado y sobre el frente del edificio, donde se ubica la Entrada de Honor por la que ingresan los mandatarios. Seg煤n inform贸 a LA NACION la Direcci贸n General de Comunicaci贸n Institucional del Senado, avanza la refacci贸n de los salones Azul, Arturo Illia y De las Provincias, dos patios interiores y la fachada.

Los trabajos en ejecuci贸n se suman a otros realizados entre 2017 y 2018, que incluyeron el recinto, las ventanas estilo romano del Sal贸n Azul, los dos halls de acceso sobre Hip贸lito Yrigoyen, el Sal贸n Eva Per贸n y el Atrio de Entre R铆os, as铆 como la restauraci贸n de luminarias hist贸ricas en los lugares por los que se circula.

Se recuperan todos los componentes de piedra de la fachada Cr茅dito: Ricardo Pristupluk

Sin embargo, resta mucho por hacer: el Congreso argentino es uno de los m谩s grandes y bellos del mundo. Proyectado con la magnificencia romana, ocupa en el barrio de Balvanera la manzana limitada por las avenidas Rivadavia y Entre R铆os y las calles Combate de los Pozos e Hip贸lito Yrigoyen. Fue inaugurado en 1906 y conforma, junto con la Casa de Gobierno, el eje c铆vico de la ciudad de Buenos Aires a lo largo de la Avenida de Mayo. Posee cinco plantas y su sistema estructural es de mamposter铆a y acero.

Esta es la primera vez que se encara una restauraci贸n integral del edificio, declarado Monumento Hist贸rico y Art铆stico Nacional. Las obras son supervisadas por la Comisi贸n Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Hist贸ricos; algunas son ejecutadas por expertos de la Direcci贸n de Obras de la C谩mara alta y otras, por las empresas ganadoras de las licitaciones.

Uno de los espacios m谩s complejos en el que se trabaja es el Sal贸n Illia, o Sal贸n de Lectura. Posee todos los ornamentos decorativos que se aprecian en los diferentes sectores del palacio. “Es un cubo perfecto, tiene 11 metros de largo por 11 de ancho, y otros 11 de alto. Se trabaja en la terminaci贸n de muros y cielorrasos, recuperando el color y la textura originales, mezcla de verdes, beige y ocres, todos en la gama de los pasteles”, explic贸 el inspector de obras Javier Vitali Mayor.

Debido a que en el lugar se realizan reuniones de comisi贸n y actividades de inter茅s p煤blico, y a que all铆 tambi茅n se instala el equipo de televisi贸n, fue necesario readecuarlo a nivel tecnol贸gico. Tambi茅n se recupera la boiserie, deteriorada por el sistema de calefacci贸n instalado detr谩s de los paneles de madera y por el uso cotidiano del sal贸n.

Ara帽as

Adem谩s, se limpia la ara帽a que corona el sal贸n, en la que se hallaron antiguos restos de nicotina adheridos a las cadenas y a las tulipas debido a que en ese espacio los senadores sol铆an fumar habanos. A la ara帽a del Sal贸n Azul, le sigue en importancia esta del Illia: es de bronce macizo sin p谩tina y a煤n se observa la inscripci贸n de los fabricantes nacionales. Se est谩 recuperando bajo la gu铆a de publicaciones hist贸ricas que dan cuenta de c贸mo y con qu茅 materiales se construy贸 el palacio entre 1896 y 1946, cuando la obra fue completada.

En ese espacio tambi茅n se recupera el balc贸n, con pulido de la boiserie y los bronces.

En el Sal贸n Azul, que est谩 casi listo, se intervienen revestimientos y muros, mientras que en el De las Provincias -donde se realizan grandes reuniones- “se renuevan muros, maderas y techos. Este espacio es el eje monumental del edificio, posee dos niveles de altura y presentaba patolog铆as estructurales en la bovedilla de la cubierta, que provocaban ca铆da de agua al punto de tener que colocar baldes”, dijo Alejandro Piaggio, a cargo de su inspecci贸n.

La recorrida de LA NACION con los especialistas continu贸 por dos patios interiores que rodean al recinto. All铆 “se intervienen las carpinter铆as, los vitrales y el cielorraso que conforman los cerramientos colocados en la d茅cada del 40, ya que originalmente era un espacio abierto”, explic贸 Ezequiel Nahas, jefe del Departamento de Obras y Conservaci贸n.

Los vitrales desmontados se restauran en un taller instalado especialmente en el sector trasero del edificio. De los 3000 metros cuadrados de vitrales que posee el palacio, se recuper贸 aproximadamente la quinta parte. Presentan distintas patolog铆as; hay piezas a las que solo hace falta limpiar y existen otras que, debido a intervenciones anteriores de mala calidad, es necesario restaurar por medio de un proceso que puede incluir horneado y/o pintado a mano para recrear los motivos originales.

Respecto del trabajo sobre la fachada de la Avenida Entre R铆os, se trata de la primera intervenci贸n integral de la envolvente, es decir la piel del exterior del palacio. Contempla todos sus componentes de piedra, exceptuando las aberturas de madera y las barandas de bronce. Dudan los expertos que pueda estar concluida para diciembre porque tendr谩n que limpiar, arreglar y reponer piezas faltantes. Adem谩s la pared sufri贸 patolog铆as t铆picas de las estructuras expuestas al holl铆n, las inclemencias del tiempo, el guano de aves, las grietas y las agresiones del hombre, ya que el lugar es epicentro de protestas callejeras. “Se detect贸 que la piedra de la fachada proviene de una cantera de C贸rdoba, de la que se est谩 retirando material para las reparaciones”, agreg贸 Piaggio.

El casquete de la c煤pula, en plena restauraci贸n
El casquete de la c煤pula, en plena restauraci贸n Cr茅dito: Ricardo Pristupluk

Con relaci贸n a la c煤pula, terminaron los trabajos en su recubrimiento interno, pero a煤n falta restaurar el primer casquete. Posee 80 metros de altura y est谩 revestida en cobre que, en contacto con la atm贸sfera, le otorga su color verde caracter铆stico.

Inversi贸n

La Direcci贸n General de Comunicaci贸n Institucional del Senado inform贸 a LA NACION que la inversi贸n en las tareas de restauraci贸n asciende a un total de 236 millones de pesos. Los trabajos fueron adjudicados considerando las ofertas de menor valor e incluyeron cuestiones relacionadas con la estructura y la seguridad del edifico, la renovaci贸n de ca帽er铆as y del sistema el茅ctrico, entre otros puntos.

“Las tareas se financian con presupuesto propio proveniente de un ahorro en gastos corrientes, con el que se cre贸 un fondo rotatorio destinado a pagar obras de restauraci贸n. Es decir, no se utilizaron partidas excepcionales”, se帽alaron los voceros.

La puesta en valor del sector de Diputados empez贸 en 2012, a cargo del Plan Rector de Intervenciones Edilicias (PRIE), creado por ambas c谩maras para la restauraci贸n del Congreso. En 2015 pas贸 a depender de la Direcci贸n de Obras de la C谩mara baja. Los trabajos “se hicieron con fondos propios provenientes del Fondo de Reserva de la C谩mara. El m谩s importante fue el realizado en el Bajo Recinto, con un costo de 11 millones de pesos”, dijeron voceros.Adem谩s se restauraron los salones De Pasos Perdidos, Delia Parodi y Blanco.

ADEM脕S

Lee m谩s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!