Acapulco enloquece con Nadal

Cuando termina la improvisada sesión de fotos en la pista central, posando con Luis Fonsi en una imagen muy golosa para que el propio Abierto Mexicano presuma de figuras de todos los ámbitos, Rafael Nadal choca las manos con el cantante puertorriqueño y, de inmediato, invierte diez minutos largos en acercarse a la grada y firmar a todos los niños que le reclaman un autógrafo. «¿En el móvil?», pregunta extrañado. «¡Sí», le responde un niño, al que le da igual cómo vaya a quedar su celular porque le basta con tener el recuerdo de su ídolo. En realidad, Nadal despierta esta pasión en cualquier rincón del planeta, pero es verdad que los mexicanos veneran al balear hasta el punto de haber agotado todas las entradas del torneo de Acapulco, que empezó ayer y que espera, para hoy (ya de madrugada en España), el estreno del número dos del mundo. Nadal, en sesión nocturna –aquí se juega por la tarde porque durante el día el calor es intenso–, se enfrenta a Mischa Zverev, el hermano mayor de Alexander.

El español lleva ya tiempo en tierras mexicanas, pues aprovechó la celebración del torneo de Acapulco para inaugurar, el lunes pasado, una academia que lleva su nombre en Isla Mujeres, que está en la parte caribeña, a pocos kilómetros de la costa de Cancún. El viernes aterrizó en Acapulco y, aunque estaba programado que se entrenara el sábado, no se ejercitó hasta el domingo, en donde quiso probarse para comprobar que el cuerpo responde. Si no hay cambios de última hora, hoy saltará a la pista justo un mes después de la final del Abierto de Australia, de ingrato recuerdo porque Novak Djokovic le pasó por encima.

Nadal, que se pasó toda la noche del sábado concediendo fotos durante la famosa «fiesta blanca» que organiza el torneo (contó con la presencia de casi todos los jugadores y de los personajes más influyentes de México y de su economía), tiene este curso el reto de descifrar el método para frenar a un Djokovic desatado y también ser competitivo en los torneos de pista dura, pues en los últimos cursos ha estado muy condicionado por las lesiones y varios factores.

Acapulco es el primero de esta gira americana que le llevará a Indian Wells y Miami, tres citas que se perdió en 2018 por su problema en el psoas-ilíaco de su pierna derecha sufrido en Australia. Tiene, pues, la posibilidad de sumar 2.500 puntos en esta gira antes de pisar la tierra, su tierra.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!