«A veces he pensado en abandonar, pero no quiero»

La última parada de la gira norteamericana de Pedro Sánchez le ha llevado a California. Este viernes por la noche, ya en la madrugada del sábado en España, el presidente del Gobierno ofreció una conferencia en la Universidad del Sur de California (SCU, en sus siglas en inglés), un centro privado de prestigio de Los Ángeles.

En el auditorio Bovard, un recinto con capacidad para casi 1.300 personas, Sánchez rozó la media entrada en un discurso de poco más de veinte minutos y con la presencia mayoritaria de estudiantes curiosos con la visita de un presidente de Gobierno a su campus.

A ellos, a los jóvenes, dirigió Sánchez buena parte de sus palabras, en las que se puso, en plena tormenta política, como ejemplo de resistencia ante las adversidades. «La tentación de tirar la toalla es fuerte», dijo el presidente, acorralado por las dimisiones de dos ministros en poco más de cien días de Gobierno y por el goteo de revelaciones periodísticas que afectan a otros dos ministros y a sí mismo.« He tenido esa sensación muchas veces, la de trabajar contra las fuerzas oscuras del pasado sin el aplauso o incluso sin la aprobación de tu propia generación», añadió quien tuvo que fue derrotado por la cúpula del partido socialista en 2016 y consiguió después recuperar el mando del partido y aliarse con Podemos y los independentistas para llegar al Gobierno.

«Sé lo difícil que es plantarte frente a intereses creados, frente a las voces que te dicen que tu lucha no tiene sentido y que las dificultades son mayores que tus capacidades. Incluso a veces esa voz es la tuya propia», admitió.

«Yo me he sentido así algunas veces en los últimos años y he pensado en abandonar, pero no quiero», aseguró en un momento del discurso. «Pese a los momentos de duda y soledad, ha valido la pena la lucha».

Mientras Sánchez vive en un Gobierno en minoría, dependiente de sus aliados en la izquierda y en el secesionismo, que se acaba de declarar imposibilitado para subir el objetivo de déficit al que se había comprometido con ellos, se mostró optimista que su público, los jóvenes, consigan los grandes objetivos que se resisten a su generación. «Seréis los agentes de cambio de este tiempo», les dijo. «No toméis la injusticia como algo aceptable», «cuestionad las normas», «nunca seáis complacientes», les recomendó. Así, lograrán «curar enfermedades horribles», «parar el cambio climático», «acabar con la violencia indiscriminada contra mujeres» o «erradicar la pobreza», pronosticó.

Antes de llegar a Los Ángeles, Sánchez hizo escala en Sacramento, donde visitó al gobernador de California, Jerry Brown. Fue una reunión de cerca de media hora, en la que ambos discutieron sus objetivos medioambientales, el desarrollo de energía renovables y la presencia en el estado de empresas españolas. Brown dejará su cargo a principios de noviembre, cuando se celebran elecciones para gobernador de California, a las que no se puede presentar.

Sánchez, que estuvo toda la jornada acompañado de su esposa, Begoña Gómez, también tuvo una reunión breve con el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, que está en las quinielas para candidato a la presidencia de EE.UU. en 2020 por el partido demócrata.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!