«A veces confundimos entornos masculinos con entornos machistas»

Ángela de Miguel estrena el cargo de portavoz de Cecale desde su puesto como vicepresidenta de la patronal de Castilla y León y maxima responsable de la Confederación Vallasoletana de Empresarios.

-Es usted la primera portavoz de la patronal de Castilla y León y también la primera mujer que accede a una de sus vicepresidencias. ¿Es el ejemplo de que las mujeres pueden aspirar a lo que quieran o más bien se considera la excepción a la regla?

-Las mujeres podemos con todo. Soy la primera, pero estoy convencida de que no voy a a ser la última. Cada vez hay más mujeres presidentas de organizaciones sectoriales y es una tendencia natural. Animo a las mujeres a que no se pongan un límite que no existe.

-¿Es posible que una mujer presida la patronal de empresarios de Castilla y León a corto plazo? ¿Usted se ve asumiendo esa responsabilidad?

-No lo he pensado y en este momento no me lo planteo. Ahora mismo tenemos un presidente estupendo, que es Santiago Aparicio, pero creo que una mujer puede desempeñar esa función igual que un hombre

-¿Lo tendría usted más difícil por ser mujer o por representar a Valladolid?

-Creo que ahora mismo estarían superadas ya las dos cosas.

-Las líderes del movimiento feminista actual cuestionan que una mujer con una profesión liberal, una empresaria, alguien que defienda el capitalismo o una persona que se sienta cómoda con las posturas del centro derecha pueda ser feminista.

-Si feminista es el que busca la igualdad entre hombres y mujeres, yo lo soy y así lo he manifestado siempre. Que alguien diga que yo puedo o no serlo es un problema suyo. La realidad es que las sociedades más igualitarias del mundo son las capitalistas. No hay ninguna otra donde las mujeres hayamos llegado tan alto y donde los índices y procesos de igualdad sean más rápidos. En otros sistemas lo tienen más complicado.

-El feminismo hegemónico lo niega.

-Las teorías están muy bien, pero los hechos nos llevan a estas conclusiones. No comparto sus mensajes y posiciones maximalistas y soy de las personas que cree que en la lucha por la igualdad tenemos que estar todos, hombres y mujeres de cualquier condición y sin excluir a nadie.

-¿Comparte la afirmación de muchos políticos de distinto signo, del propio Gobierno y de los colectivos feministas, de que hombres y mujeres no cobran igual por realizar el mismo trabajo?

-España está en el sexto país de la UE con menor brecha salarial teniendo en cuenta además que es en Europa donde hay más políticas de igualdad consolidadas. Es un tema muy complejo y hay que distinguir aquellas cuestiones discriminatorias de las que no lo son. Mujeres y hombres están cobrando realmente lo mismo por hacer un trabajo idéntico. Está regulado por leyes y apenas hay actas de infracción por esta causa. Luego están las diferencias más de carácter cultural o social. Una parte muy importante reside en la reducción de jornada, a la que se acogen básicamente mujeres. Lo que hay que hacer es tratar de trabajar en medidas de corresponsabilidad para que esa reducción sea parecida entre hombres y mujeres y así se reduciría la diferencia salarial. Habría también más igualdad a la hora de aspirar a los ascensos profesionales. Otro de los aspectos clave es que las mujeres no están accediendo al sector de la industria, que es el que paga los salarios más altos. Lo más preocupante es que cada vez hay menos féminas que estudian las carreras tecnológicas y ahí va a estar el gran problema. Se pensaba que la mujer, de manera natural, iba a estudiar este tipo de carreras, pero estamos yendo a peor. Además de la libertad individual, hay algún tipo de problema, como el hecho de no tener referentes tecnológicos femeninos o que no se les dé visibilidad, que dificulta el efecto espejo de identificación.

-¿Hay que obligarlas?

-No, pero si favorecer e impulsar su conocimiento.

-¿Qué opina de las cuotas o de cualquier otra medida de discriminación positiva en favor de la mujer?

-Hay algunas medidas que son necesarias. ¿Cómo hacemos cuando uno tiene que recorrer cien metros y otro 400 para llegar al mismo sitio? No se puede competir con alguien que sale mejor que tú. Hay dudas sobre los resultados de imponer cuotas y yo soy mucho más partidaria de medidas que favorezcan el acceso a puestos de responsabilidad, los curriculum ciegos. Soy firme defensora de los equipos de trabajo mixtos porque hombres y mujeres aportamos visiones diferentes.

-¿Usted se ha sentido discriminada por ser mujer en su carrera profesional como abogada?

-No de forma significativa, aunque cuando era más joven había clientes masculinos que no querían que les representara una mujer sea por machismo o porque se entendían mejor con personas de su género. Lo que sí que vas notando es que las cosas van cambiando porque cada vez hay más mujeres formando parte del mundo jurídico. En general, discriminación no he tenido ninguna y menos aún en las organizaciones empresariales y eso que tenía algunos prejuicios al ser un mundo muy masculino. A veces confundimos entornos masculinos con entornos machistas y el machismo te lo puedes encontrar también entre mujeres. En un primer momento te sientes como un bicho raro rodeado de tantos hombres, pero realmente en ningún momento se me ha tratado distinto por ser mujer.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!