A Jordi Alba se le agota la paciencia

Jordi Alba empieza a impacientarse. El lateral, que acaba contrato el próximo 30 de junio de 2020, aún no ha recibido ninguna comunicación del club para ampliar su contrato, algo que empieza a molestarle y que puede provocar que el futbolista escuche algunas de las suculentas ofertas que tiene encima de la mesa. No hay que olvidar que en estos momentos, Alba es uno de los laterales en mejor forma del panorama futbolístico mundial, algo que ha hecho retroceder a Luis Enrique y convocarle con la selección tras dos ventanas en las que le ha dejado fuera. «Es un tema que sigue ahí, pero se me hace raro no tener noticias, no sé qué intención tiene el club», avisó este pasado sábado tras el partido que el Barcelona disputó en el Wanda Metropolitano ante el Atlético de Madrid (1-1). Desde el entorno del jugador se sienten bastante molestos y mucho más después que desde el mismo club se haya filtrado que una de las prioridades es prorrogar la vinculación del lateral, motivo por el que ya ha habido unos contactos que el jugador niega.

Alba, con una cláusula de 150 millones de euros, podría poner entre la espada y la pared al Barcelona si su renovación no se aborda y cierra en las próximas semanas, ya que llegar a su último año de contrato sin haber rubricado una ampliación, le permitiría ser el dueño de las negociaciones y exigir una elevada cantidad para continuar y no comprometerse con ningún otro club, algo que podría hacer a partir del 1 de enero de 2020. El futbolista ya ha comentado en más de una ocasión que está muy receptivo a renovar porque una de sus máximas ilusiones es poder acabar su carrera deportiva en el Camp Nou. Barcelona es su ciudad y su familia ha encontrado la estabilidad, por lo que en igualdad de condiciones no le seduce marcharse a otro equipo. Alba ha delegado cualquier negociación en sus representantes y ha manifestado su decisión de centrarse en el aspecto deportivo y consolidarse de nuevo en la selección española.

De todas formas, el malestar de Alba se ha visto incrementado por la rapidez con la que el club ha renovado a otros futbolistas, ya que se siente menospreciado. La mejora de contrato de futbolistas como Umtiti, que llevaban mucho menos tiempo en el club, es uno de los ejemplos. Aunque ha evitado especular con ofertas, el caso de Alba guarda cierto paralelismo con el de Andrés Iniesta, cuando hace dos temporadas levantó la voz molesto porque el club le había hecho una oferta de renovación a la baja y no se concretaba su continuidad. Hay que tener en cuenta que el catalán es uno de los fijos de Ernesto Valverde y que no tiene relevo en estos momentos en la plantilla. Ante el Leganés, el técnico le quiso dr descanso y colocó a Vermaelen en la izquierda pero el experimento le duró poco más de una hora y se vio obligado a dar entrada a Alba. El resto de encuentros los ha jugado al completo, a excepción del de la ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey ante la Cultural Leonesa.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!