A capa y espada – LA NACION

A capa y espada – LA NACION

Edición fotográfica Dante Cosenza Fuente: Reuters – Crédito: Susana Vera

Pamplona, España.- Cine extravagante, provocador, puro derroche de imaginación. Pedro Almodóvar filmó Matador en 1985. Desafiante siempre, lleno de ideas, retrató como nadie la movida madrileña tras los oscuros años del franquismo. Uno de los personajes centrales de esa película es Diego, un extorero y profesor de tauromaquia algo perturbado, digámoslo, que se solaza viendo en el televisor sus viejas faenas en la plaza de toros y escenas de crímenes; mata, además, a las mujeres con las que mantuvo relaciones carnales. Sexo y muerte, en Almodóvar, como lo hay en el cine de Buñuel. La figura del torero sigue concitando interés en buena parte de los españoles y en los turistas, a la vez que promueve olas de reprobación. El cineasta manchego ha observado ese símbolo de España como nadie, y tan solo ver una capa y una espada (esta vez en la plaza de Pamplona) viene a la mente aquella película extraordinaria.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!