500 presos afectados por un brote de gastroenteritis en la cárcel de Alicante

Alrededor de 500 reclusos del complejo de Foncalent, en Alicante, han padecido en las últimas horas una gastroenteritis leve cuyo foco ya investigan tanto Prisiones como las autoridades sanitarias de la Comunidad Valenciana. Esta infraestructura penitenciaria está compuesta por la cárcel, el centro psiquiátrico y el Centro de Inserción Social de régimen abierto.

Fuentes penitenciarias han explicado a Efe que se sospecha que el brote de gastroenteritis es de origen alimentario y que se debe a alguno de los alimentos que los reclusos ingirieron en la cena, si bien se están analizando otros posibles focos de la afección.

Ha sido la propia dirección de la prisión quien ha notificado a los responsables sanitarios de la región el brote después de que alrededor de 500 internos hayan presentado síntomas leves de gastroenteritis, como vómitos, diarreas y fiebre.

Tras el aviso, un equipo de Seguridad Alimentaria y Epidemológica de la Conselleria de Sanidad se ha desplazado al complejo penitenciario de Foncalent para investigar el origen y alcance de este brote.

Así, según han señalado a Efe las fuentes, se ha retirado para su análisis la comida de ayer y desinfectado los utensilios de la manipulación de los alimentos en el comedor, en tanto que se han tomado muestras a quienes están en las cocinas.

Mientras, los dos médicos de la prisión y el del anexo centro penitenciario psiquiátrico han prescrito ya a los afectados dieta blanda y suero para evitar la deshidratación.

Hasta el momento, solo un interno ha sido trasladado a un hospital por prevención, ya que padece una patología digestiva y tenía prevista próximamente una revisión médica.

Los sindicatos denuncian deficiencias

Desde ACAIP-UGT, sindicato mayoritario en el centro penitenciario de Alicante, se ha remitido un comunicado en el que aseguran que hace un año, los sindicatos del centro, en una reunión con la dirección presentaron un informe en el que se indicaban las deficiencias de la cocina.

Según la versión de los representantes sindicales, la dirección de Fontcalent respondió que estas no era tales, ya que se preparaban más de 1.000 comidas diarias y no se habían producido problemas.

A falta de conocer el origen de esta posible intoxicación, desde ACAIP-UGT creen que «ya no hay excusa para no acometer las reformas necesarias en un departamento tan sensible como es la cocina, en la que se elabora la comida del centro penitenciario y del psiquiátrico, así como la de los niños menores de 3 años y sus madres una vez se abra la unidad de madres dependiente del centro».

Asimismo, señalan que han solicitado a los órganos competentes que se els mantenga informados de las actuaciones realizadas para averiguar el origen de esta posible intoxicación y los resultados que se deriven de las mismas.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!