1.065 usuarios han muerto este mes, 760 en sus centros y 305 en hospital

MADRID Guardar

Un total de 1.065 personas han muerto en lo que va de mes de entre los usuarios de residecias de mayores de la región madrileña. De ellos, 760 lo hicieron en su propia residencia, y 305 en un hospital. No obstante, desde la consejería de Políticas Sociales matizan que no se puede concluir que todos estos fallecidos fueron causados por el coronavirus. En el mes de marzo de 2019, en las residenciass de gestión indirecta y concertada, aproximadamente 200, fallecieron 460 ancianos.

Estos datos no son oficiales, sino producto del trabajo de los inspectores del Centro de Control de Calidad e Inspeccion. En los 475 centros de mayores de la región residen un total de 52.031 personas mayores. De ellas, 1.065 personas han perdido la vida en lo que va de marzo. 760 han fallecido en residencia y 305 en hospital. Además, 655 personas han dado positivo en la prueba del Covid-19, 388 se encuentran hospitalizadas y 14.894 en aislamiento. De los residentes que han sido aislados, 4.156 presentan algún síntoma y 10.738 son actualmente asintomáticos.

La consejería de Políticas tendrá a partir de ahora autoridad para intervenir de manera inmediata las residencias en situación crítica, incluso las que ean de carácter privado. Así se recoge en una orden de actuación que ha elaborado la Comunidad de Madrid. Eso significa que desde la Consejería se podrá designar a un funcionario para dirigir y hacerse cargo de aquellos centros donde la situación haga inviable la prestación de este recurso, independientemente de que el centro sea público o privado.

La orden permite también la contratación de personal extraordinario para trabajar en los centros (estudiantes, jubilados…). Todos esos efectivos podrán dar servicio en las residencias de mayores en las que se requiera. Asimismo, permite poner en marcha nuevas residencias o modificar las ya existentes.

Además, la Consejería de Políticas Sociales, que dirige Alberto Reyero, seguirá comunicando a diario las incidencias que se detecten en los centros (falta de medios, problemas para traslado de cadáveres, etc) a la Consejería de Sanidad, a Delegación de Gobierno, y al Ministerio de Derechos Sociales.

La consejería sigue reclamando con urgencia material de protección para las personas que trabajan en las residencias de mayores. Cuantifica sus necesidades en 185.000 mascarillas y un total de 930.000 EPIs, 350.000 guantes, 125.000 batas, 20.000 gafas, 125.000 gorros y 125.000 calzas. Así se lo ha hecho llegar a las autoridades sanitarias.

También solicita con urgencia personal sanitario a la autoridad competente: se necesitan 100 sanitarios para atender adecuadamente a las personas de los centros residenciales.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!